HISTORIA DEL ARTE


La Historia del Arte es una disciplina perteneciente al área de Humanidades que posee una entidad propia dentro de la misma, aunque tiene una gran vinculación con el resto de disciplinas humanísticas, especialmente con la Historia.

El hombre a lo largo de la Historia siempre ha hecho arte; por lo tanto, es una de las manifestaciones humanas vinculada a una necesidad permanente de su naturaleza: la de expresarse y comunicarse a través de la belleza (en un sentido amplio del término) y del dominio técnico de un medio expresivo. Hacemos nuestra en este sentido la cita del gran director de cine, Andrei Tarkovsky, en su libro El arte como ansia de lo ideal:

« ¿Para qué existe el arte? ¿A quién le hace falta? ¿Hay alguien a quien le haga falta? Cuestiones que se plantea no sólo el artista, sino también cualquier persona que recibe o “consume” el arte, como se suele decir con una palabra que desgraciadamente desenmascara con crueldad la relación arte-público en el siglo XX. (…)

 

En cualquier caso, para mí no hay duda de que el objetivo de cualquier arte que no quiera ser “consumido” como una mercancía consiste en explicar por sí mismo y a su entorno el sentido de la vida y de la existencia humana. Es decir: explicarle al hombre cuál es el motivo y el objetivo de su existencia en nuestro planeta. O quizá no explicárselo, sino tan sólo enfrentarlo a este interrogante»

TARKOVSKY, Andrei: El arte como ansia de lo ideal

Su objeto de estudio es la obra de arte como producto de la inteligencia, creatividad y actividad del hombre en diálogo permanente consigo mismo y con el contexto –espacial y temporal- que le rodea. Este aspecto es esencial desde el punto de vista metodológico: el arte es expresión del hombre, cuya naturaleza es la misma a lo largo del tiempo y el espacio. Por eso, se puede encontrar un eco de uno mismo en cada obra de arte. Al tiempo, el hombre vive en un contexto espacio-temporal que condiciona su expresividad. De ahí la importancia de rastrear aquellos aspectos de la obra de arte que reflejan el mundo en que vive el artista para tratar de comprenderlo.

El estudio de la Historia del Arte pretende permitir al alumno analizar, interpretar y valorar las obras de arte a través del lenguaje de las formas y de las diferentes concepciones de la belleza y del ser humano a lo largo de la historia.

En el análisis propiamente dicho de las obras de arte, incluimos diversas perspectivas: sociológica, formal, iconológica, etc., tratando siempre de dar una visión lo más global posible de los distintos factores implicados en la creación artística. En particular, es fundamental vincular la forma y el significado, no sólo la función social de la obra de arte sino el contenido profundo que quiere expresar el artista.

Por otra parte, es importante dar algunas pinceladas sobre algunos de los grandes artistas y sus motivaciones, de forma que los alumnos se acerquen a las razones humanas que hacen nacer a un artista.

La amplitud del programa (que comprende desde el arte clásico hasta el siglo XX) obliga a una adecuada selección de los contenidos y obras más significativos de cada momento y estilo.