Archivo Categorías : Bachillerato


USO DE IPADS EN EN EL KOLBE

Irene Llabrés, Directora de Secundaria y Bachillerato, nos habla sobre el iPad en el aula.

El Colegio Internacional Kolbe ha implantado el uso de iPads en el Kolbe como herramienta para alumnos y profesores, que lo utilizan tanto durante las clases como en casa.

El objetivo del colegio al implantar el uso de estos dispositivos es doble: por un lado, aprovechar al máximo el tiempo de trabajo en clase y, por otro, facilitar la relación de trabajo entre el profesor y el alumno, favoreciendo también el trabajo colaborativo entre el alumno y su grupo.

Con el objetivo de familiarizar al alumno con la tableta como herramienta, se imparte formación específica inicial sobre cómo organizar y denominar archivos, agenda, recordatorios y otras aplicaciones y funcionalidades que agilicen su trabajo en el colegio y también en casa. Se parte necesariamente de un uso responsable del dispositivo, para lo que se establece con cada alumno un compromiso previo de uso de acuerdo a unas directrices establecidas, que están al alcance de padres, docentes y alumnos.

El modo de utilizar el iPad en el aula parte de la metodología del Colegio,  que se basa en la enseñanza de tipo argumentativo, lo que significa que el docente despierta el interés por aprender en el alumno formulando al grupo una pregunta abierta cuya respuesta no es automática y debe discutirse en clase.

Formulada la pregunta, el alumno utiliza el iPad durante la clase para buscar y relacionar información, partiendo previamente de una base de conocimientos adquirida. Al no tener que esperar a llegar a casa para poder dar una respuesta, el tiempo de trabajo de todo el grupo se aprovecha notablemente.

La tableta sirve al alumno para obtener información,  pero necesita discriminar qué datos necesita y cuáles no, o qué datos son válidos y fiables de entre toda la información a su alcance.Esta es la verdadera competencia digital que los alumnos van a necesitar al salir del colegio, la que fortalece su pensamiento crítico. 

Durante la clase, la atención al profesor continúa siendo absolutamente prioritaria al uso de la herramienta. El alumno puede tomar notas en su tableta o en papel, pero se le proponen ejercicios en su tableta. El iPad le facilita, por ejemplo, corregir su ejercicio junto a todos sus compañeros en base a la respuesta de uno de ellos que todo el grupo puede ver. El profesor va proponiendo un razonamiento colaborativo y los alumnos funcionan como un equipo, proponiendo respuestas al tiempo que aprenden sobre su propio ejercicio y lo corrigen.

Cada docente puede asignar tareas para casa adjuntando material de apoyo en vídeo o pdf. Esta documentación complementa el material de estudio en los libros o los apuntes del alumno y, por otro lado, obliga a los estudiantes a trabajar desde distintos lugares y con distintas fuentes de información, lo que les enseña a compatibilizarlas progresivamente, lo que se revela como muy necesario para su formación.

Desde el punto de vista docente, el profesor puede recomendar el uso de aplicaciones específicas de apoyo a su asignatura. Asimismo, la herramienta le permite un seguimiento diario del grupo, obteniendo estadísticas que le permiten mejorar determinados aspectos o incidir en otros y obtener una visión detallada de sus clases.

La implantación digital no está exenta de dificultades. La más común es que existe el riesgo, para el alumno, de perder conciencia de la magnitud o globalidad de las tareas que se proponen, al no disponer físicamente de un volumen de papel, aunque se trata de un escollo que se resuelve a medida que los estudiantes se familiarizan con el empleo de la herramienta.

En  todo caso, en los años de experiencia en el colegio, la herramienta se revela como un medio con enormes posibilidades para docente y alumno, muchas de ellas a explorar aún. Por esta razón, además de su uso en las etapas de Secundaria y Bachillerato, desde el pasado curso ha comenzado a emplearse el iPad com herramienta de apoyo en Primaria y los tres primeros cursos de Secundaria (en años anteriores solamente los utilizaba 4º de ESO, además de la etapa de Bachillerato). En esos cursos los alumnos tienen a su disposición carritos cargados de iPads que se emplean puntualmente para actividades o proyectos en los que resulte necesario.