Archivo Categorías : Bachillerato


SI NO YO Y AHORA, QUIÉN Y CUÁNDO

Inés Lens, alumna de Bachillerato, nos resume la conferencia de Adriano Dell’Asta.

El pasado viernes 1 de noviembre de 2017, con motivo de la celebración el pasado 7 de noviembre del centenario de la Revolución rusa, los alumnos del colegio tuvimos la oportunidad de acudir a una conferencia de Adriano Dell´Asta.

El experto y enamorado de la historia de Rusia supo transmitir y provocar en nosotros cómo los responsables de este acontecimiento no eran muy distintos a nosotros y sencillamente soñaban con un cambio, una revolución; soñaban con un mundo mejor. Era un sueño muy normal, ¿quién de nosotros no sueña con un mundo mejor?

Rusia en aquel entonces era un país en vías de desarrollo, incluso retrasado en ciertos aspectos con respecto al resto de Europa. Ante esta situación las instituciones no conseguían responder a este deseo. Ni el gobierno ni nadie sabía cómo actuar ante esta inquietud de querer construir un mundo mejor. Además, durante este periodo se hicieron especialmente evidentes los ataques terroristas, que no eran distintos de los que los europeos de hoy estamos viviendo. En este ambiente comienzan a surgir también grupos marxistas, una ideología que, frente a este vacío, se siente como en casa. Adriano llega incluso a afirmar que el marxismo es en su esencia una forma de ateísmo que para vencer debe destruir la realidad, una realidad que constantemente apela a Dios. Rusia seguía siendo cristiana, todos iban a misa, pero por inercia. La Iglesia no era capaz de hacer entender por qué esta forma de vida era mejor.  Adriano lo explica de esta forma: “la Iglesia te enseñaba a vivir el cielo, pero no la tierra”.

El deseo de revolución era entendible, era bueno y estaba justificado, sin embargo, el mundo no se puede sustituir por una idea que pretende ser mejor que la realidad misma, justificando así que la realidad se elimine.

Este fue el problema de la revolución marxista, que supuso traicionar el propio sueño de revolución, pues estaba hecha de una idea que quería negar la realidad y que no respetaba la libertad. Este nuevo mundo en paz que se construye después de la guerra civil supuso una negación y destrucción de la realidad, se convirtió en un mundo desastroso dominado por la hambruna y la muerte, un mundo donde el corazón y la libertad del hombre quedaron aplastados. La idea era más importante que la realidad, en su nombre se podía incluso hasta matar.

Sin embargo, Adriano destacaba que lo bonito e impresionante de estos acontecimientos es cómo la gente ha sido capaz de resistir. Llegó a contar hasta cuatro ejemplos de personas que habían sido capaces de resistir. Él mismo los llamaba los “sacrificios victoriosos” de Madre María, San Maximiliano Kolbe, Berdiaev o Susana, entre otras muchas personas. En este contexto – nos decía – no es necesario hacer grandes cosas,

a algunos se les pide dar la vida, como a alguno de los mencionados previamente, pero a otros se nos piden cosas sencillas como estudiar o hacer bien nuestro trabajo; es lo mismo, no existe diferencia.

Esto es lo que hace falta tener, un punto de vista que constantemente te ponga delante de la realidad que no pueda ser reducido por las ideas, un deseo de infinito que te hace saber que se podía y se puede vencer frente a cualquier ideología.

Además, Adriano terminaba con una frase provocadora que nos incita a vivir nuestra libertad en cada momento, para no dejarnos llevar por ideologías que se alejan de la realidad.“Si no yo y ahora, quién y cuándo”, esta era era la frase. Si no soy yo quien vive en primera persona, si no soy libre, quién y cuándo lo será.


DOS ALUMNAS DE BACHILLERATO, FINALISTAS DE LAS BECAS EUROPA

Marcela Duque y Daniela Carrillo son alumnas de segundo curso de Bachillerato y finalistas del programa Becas Europa.

El programa Becas Europa es una iniciativa del Banco de Santander y la Universidad Francisco de Vitoria para potenciar el talento, premiar la excelencia y apoyar la creación de redes de liderazgo. Su objetivo principal es construir una red de universitarios líderes en Europa dispuestos a sacar lo mejor de la institución universitaria y reflejarlo en la sociedad.

Como candidatos, cada colegio presenta a un reducido número de alumnos que defienden su candidatura enviando un vídeo y cumplimentando un formulario a través de la web del programa. Los ganadores disfrutarán de un viaje cultural por Europa donde tienen ocasión de conocer las mejores universidades y participarán, a lo largo de su carrera, de actividades de carácter extracurricular que les educan en el liderazgo orientado al bien común.

Daniela Carrillo es alumna de Bachillerato de Ciencias. Deportista y creativa, practica la natación sincronizada desde los 7 años. Lo que más le interesa del programa de Becas Europa es el compromiso, con el que se siente cómoda y por el que apuesta a futuro, ya que sueña con estudiar la carrera de Medicina y convertirse en neurocirujana para aportar su granito de arena a esta sociedad.

Becas Europa tiene como objetivo potenciar el compromiso de los jóvenes universitarios con su propia formación y siento que este objetivo ha sido hecho para mí. Me comprometo conmigo misma y con el programa a poner todo de mi parte para alcanzar ese objetivo apasionado que me he marcado.

Para mí será un orgullo representar a mi Colegio allá donde quiera que esté. Me siento orgullosa de formar parte de esta gran familia que me ha visto crecer. Por otro lado, recibir la oportunidad de visitar la cuna del conocimiento, sería una gran recompensa a todas mis horas de estudio y esfuerzo, también me parece muy estimulante.

 

Mi objetivo es estudiar una dura carrera, Medicina y para alcanzar esa meta creo poseer los valores que debe tener un candidato a esta beca: capacidad de estudio, espíritu de superación, sacrificio y disciplina para estudiar. Algo que continuaré haciendo durante toda mi vida.

El personaje histórico que más le impresiona es Albert Einstein, que supo reconocer en su lecho de muerte que Dios es un misterio comprensible. “Esto me da la certeza de ser un instrumento de Dios”. El consejo más valioso que ha recibido procede de su madre: “lo que das recibes, lo que lanzas vuelve”.

A continuación publicamos el vídeo con el que Daniela se ha convertido en finalista de esta edición de las Becas Europa.

Marcela Duque estudia Bachillerato de Ciencias Sociales, es amante de la música y el teatro. Nos cuenta que su interés por este programa nace de la oportunidad de aprender y conocer más culturas, así como de implicarse mucho personalmente. Quiere estudiar un doble grado de Derecho y Relaciones Internacionales para, quizá, dedicarse a la diplomacia.

Me impactó haber sido seleccionada de entre mis compañeros y tenida en cuenta como una posible candidata. Pronto comprendí que mis profesores forman parte de nuestro círculo y que no solo ejercen una labor educativa, sino que nos guían en el camino hacia la madurez y la superación personal.

Me gustaría recibir esta beca porque soy una persona trabajadora, y porque comprometerme con nuevas experiencias y actividades me ayuda a disfrutar más del día a día, impulsándome a no caer en lo monótono de una rutina. Disfruto organizando y tomando las riendas en lo que pueda parecer una situación complicada. No me cuesta relacionarse con gente de distintos entornos y empatizar. Mi interés por esta beca nace principalmente de las diversas oportunidades que ésta ofrece, como el aprendizaje de cultura en general.

Voy a conocer gente con mis mismos intereses e inquietudes. Por otra parte, esta experiencia me va a ayudar a saber lo que realmente es el compromiso con la vida académica y la vida en general. Oportunidades así no se presentan a menudo, y menos a edades tempranas, por eso sé que esta oportunidad me hará madurar y crecer como persona.

Preguntada por un personaje histórico admirable destaca a Juana de Arco, ejemplo de lucha, esfuerzo y amor por algo. El consejo más valioso para ella procede de su padre: “el cambio que uno desea ver en el mundo empieza por uno mismo”.

A continuación, publicamos el vídeo con el que Marcela opta a la XIII edición de Becas Europa.

Otros alumnos que han participado del programa Becas Europa a lo largo de la historia del Colegio Kolbe son: Aída Fernández Salazar, Ana Llabrés, Alberto Lens, María de Haro o Eugenia Simarro.


USO DE IPADS EN EN EL KOLBE

Irene Llabrés, Directora de Secundaria y Bachillerato, nos habla sobre el iPad en el aula.

El Colegio Internacional Kolbe ha implantado el uso de iPads en el Kolbe como herramienta para alumnos y profesores, que lo utilizan tanto durante las clases como en casa.

El objetivo del colegio al implantar el uso de estos dispositivos es doble: por un lado, aprovechar al máximo el tiempo de trabajo en clase y, por otro, facilitar la relación de trabajo entre el profesor y el alumno, favoreciendo también el trabajo colaborativo entre el alumno y su grupo.

Con el objetivo de familiarizar al alumno con la tableta como herramienta, se imparte formación específica inicial sobre cómo organizar y denominar archivos, agenda, recordatorios y otras aplicaciones y funcionalidades que agilicen su trabajo en el colegio y también en casa. Se parte necesariamente de un uso responsable del dispositivo, para lo que se establece con cada alumno un compromiso previo de uso de acuerdo a unas directrices establecidas, que están al alcance de padres, docentes y alumnos.

El modo de utilizar el iPad en el aula parte de la metodología del Colegio,  que se basa en la enseñanza de tipo argumentativo, lo que significa que el docente despierta el interés por aprender en el alumno formulando al grupo una pregunta abierta cuya respuesta no es automática y debe discutirse en clase.

Formulada la pregunta, el alumno utiliza el iPad durante la clase para buscar y relacionar información, partiendo previamente de una base de conocimientos adquirida. Al no tener que esperar a llegar a casa para poder dar una respuesta, el tiempo de trabajo de todo el grupo se aprovecha notablemente.

La tableta sirve al alumno para obtener información,  pero necesita discriminar qué datos necesita y cuáles no, o qué datos son válidos y fiables de entre toda la información a su alcance.Esta es la verdadera competencia digital que los alumnos van a necesitar al salir del colegio, la que fortalece su pensamiento crítico. 

Durante la clase, la atención al profesor continúa siendo absolutamente prioritaria al uso de la herramienta. El alumno puede tomar notas en su tableta o en papel, pero se le proponen ejercicios en su tableta. El iPad le facilita, por ejemplo, corregir su ejercicio junto a todos sus compañeros en base a la respuesta de uno de ellos que todo el grupo puede ver. El profesor va proponiendo un razonamiento colaborativo y los alumnos funcionan como un equipo, proponiendo respuestas al tiempo que aprenden sobre su propio ejercicio y lo corrigen.

Cada docente puede asignar tareas para casa adjuntando material de apoyo en vídeo o pdf. Esta documentación complementa el material de estudio en los libros o los apuntes del alumno y, por otro lado, obliga a los estudiantes a trabajar desde distintos lugares y con distintas fuentes de información, lo que les enseña a compatibilizarlas progresivamente, lo que se revela como muy necesario para su formación.

Desde el punto de vista docente, el profesor puede recomendar el uso de aplicaciones específicas de apoyo a su asignatura. Asimismo, la herramienta le permite un seguimiento diario del grupo, obteniendo estadísticas que le permiten mejorar determinados aspectos o incidir en otros y obtener una visión detallada de sus clases.

La implantación digital no está exenta de dificultades. La más común es que existe el riesgo, para el alumno, de perder conciencia de la magnitud o globalidad de las tareas que se proponen, al no disponer físicamente de un volumen de papel, aunque se trata de un escollo que se resuelve a medida que los estudiantes se familiarizan con el empleo de la herramienta.

En  todo caso, en los años de experiencia en el colegio, la herramienta se revela como un medio con enormes posibilidades para docente y alumno, muchas de ellas a explorar aún. Por esta razón, además de su uso en las etapas de Secundaria y Bachillerato, desde el pasado curso ha comenzado a emplearse el iPad com herramienta de apoyo en Primaria y los tres primeros cursos de Secundaria (en años anteriores solamente los utilizaba 4º de ESO, además de la etapa de Bachillerato). En esos cursos los alumnos tienen a su disposición carritos cargados de iPads que se emplean puntualmente para actividades o proyectos en los que resulte necesario.