EL LIBRO DE LECTURA COMO SUSTITUTO DEL LIBRO DE TEXTO


Miguel Méndez nos explica por qué en la etapa de Primaria hemos eliminado los libros de texto para Lengua.

Hasta este año, los alumnos de tercero a sexto curso de Primaria aprendían Lengua trabajando a partir de libros de texto. Con el paso del tiempo nos hemos dado cuenta de dos factores que nos han llevado a intentar mejorar: por un lado, detectamos que los libros de texto abordan el lenguaje de manera parcial, y por otro, van ofreciendo contenido que en cursos sucesivos no se repasa, lo que favorece que no se asimile tan bien como nos gustaría.

Por estas razones, desde este curso 2017-2018, nos hemos decidido eliminar los libros de texto para abordar el aprendizaje de la Lengua de manera global. Esta práctica se venía haciendo en nuestro Colegio para enseñar inglés, y estamos viendo resultados muy buenos. Decidimos trabajar toda la materia a partir de libros de lectura en todos los cursos, lo que supone que los alumnos aprenden de escritores que dominan la Lengua en sentido amplio. Trabajamos autores infantiles de prestigio, como Roald Dahl, que tiene un vocabulario riquísimo y un dominio expresivo perfecto para enseñar. A los chicos les interesan mucho las historias y los personajes, que están muy trabajados, lo que supone que están muy dispuestos a profundizar en todo lo que hay detrás del libro. Quizá lo ideal sería trabajar con literatura infantil española, pero todavía no hemos encontrado autores infantiles que nos convenzan más que los elegidos.

Lectura libre en Primaria

Cómo se trabaja sin libros de texto

Trabajamos un libro al trimestre y toda la asignatura parte de ahí. Leemos durante la clase, y de ahí se van extrayendo todos los aspectos de la Lengua que queremos aprender. Lo vemos punto por punto.

  • Lectura expresiva:  los alumnos leen en voz alta poniéndose en la piel de cada personaje y aprenden de la lectura del profesor. Vamos analizando el uso del lenguaje para expresar emociones, estados de ánimo.
  • Comprensión lectora: hacemos continuas pruebas orales y escritas de lo que van leyendo. ¿Por qué dice algo un personaje concreto? ¿Qué quiere decir la expresión…? Detectamos que, cuando les exponemos mucho a la comprensión lectora, todas las áreas de aprendizaje se ven reforzadas.
  • Gramática: el vocabulario nuevo que va surgiendo se intenta comprender a partir del contexto, aunque también usamos el diccionario. Hacemos glosarios con sinónimos y antónimos, e intentamos que vayan introduciendo palabras nuevas en su expresión. Para entender las categorías gramaticales, introducimos la lógica y preguntamos qué hace que una palabra pertenezca a una categoría gramatical.
    Todo esto hace que el alumno vaya acostumbrándose a razonarlo todo y a preguntarse por qué. Huimos de hacerles aprender de memoria: a través de un ejemplo concreto del texto extraemos una regla aplicable a casos similares, de tal forma que, con la práctica, el alumno es capaz de reconocerlo empleando la asociación. De lo concreto llegamos a lo abstracto para luego poder aplicarlo a cualquier caso concreto
  • Expresión escrita: se extrae, por ejemplo, una frase de la historia que están leyendo, y, desprovista de contexto, se analiza su significado. Después, las hipótesis de significado de los alumnos se contrastan con lo que el escritor recoge en el libro, y se practican formas alternaticas de expresar lo mismo.
  • Expresión oral: trabajamos mucho y de dos maneras. Por un lado, de forma espontánea, discutiendo y argumentando los porqués de lo que va saliendo en el libro, y por otro, de forma preparada: elegimos un tema contextualizado con el libro o con otra asignatura y damos a los alumnos un guión para que hagan una exposición pública.
  • Por último, trabajamos la lectura personal en clase, a través de dos momentos semanales donde traen a clase un libro elegido por ellos, generalmente narrativa infantil libre.

En conclusión, estamos viendo que esta forma de enseñar nos permite ir repasando contenidos durante todos los años de Primaria, nos da una visión integral de la Lengua y favorece que se asimile a base de razonamiento y no de memoria. Todos estos aspectos, unidos a la natural motivación por conocer las historias en profundidad, está ayudando mucho a interiorizar un contenido que para nosotros en el Colegio Kolbe es crucial en el desarrollo madurativo del alumno.