MI PASO POR EL KOLBE | MARÍA SERRANO


María Serrano, redactora de la revista TELVA y antigua alumna del Colegio, nos habla de su paso por el Kolbe. 

Aunque suene a cliché, a la hora de preguntarme qué quería hacer con mi vida, a qué le quería dedicar mi tiempo y mis (pocos) talentos, siempre tuve clara una cosa: quería contribuir a hacer de este mundo algo mejor. No en el sentido vanidoso de querer dejar huella, sino en el de darme a los demás, de que todo lo que hiciera cobrara un sentido último en la relación con los que me rodeaban.

Cuando llegué al Colegio Kolbe, en 4º de la ESO, atravesábamos todos una edad difícil en la que parecía que cada decisión que tomáramos sería determinante en nuestro futuro. En parte lo fue, y en parte no:
Gracias a algunos de los profesores que encontré en el camino, pude entender que el primer paso para saber qué hacer era saber quién era. Y esta diferencia esencial, que el ser es más importante que el saber, la aprendí en la relación con unos profesionales (hoy, amigos) más interesados en mi desarrollo personal que en las notas que sacara (que, por otro lado, fueron siempre buenas gracias a ellos).
También me enseñaron que para juzgar las cosas y tomar decisiones hay que partir de la realidad, y en relación con el futuro profesional había dos realidades que yo no me podía saltar: lo que me gustaba (mis inclinaciones) y lo que se me daba bien (mis talentos). Siempre he sentido una curiosidad insaciable y un interés desbocado por el mundo, por la actualidad y por entender lo que sucede. A la vez, comunicar (especialmente a través de la escritura) era algo que yo veía -y que mis profesores destacaban- que hacía naturalmente bien, así que tomé una decisión: la de ser periodista.
Gané el Premio Extraordinario de Bachillerato y entré en la universidad con una beca que me permitió empezar a trabajar desde el primer año, buscando siempre la noticia para darle a la gente información veraz. Porque sólo conociendo la realidad se puede ser realmente libre. Después de trabajar tres años en La Razón trabajé un año en el departamento de Comunicación del Colegio Kolbe, para devolver a los alumnos algo de la belleza que yo había encontrado allí. En la actualidad escribo reportajes en la revista Telva, un trabajo que me lleva a conocer destinos y personas fascinantes, además de colaborar con otros medios. Y en mi vocación periodística de hoy veo claramente la huella del Kolbe, en especial a la hora de entender la apasionante aventura que es vivir.

Si tú también estudiaste en el Kolbe y te gustaría contarnos tu experiencia antiguosalumnos@colegiokolbe.com