Archivos etiqueta: bachillerato


EDITORIAL JUNIO

Clara Fontana nos habla de lo que ha supuesto la 11ª promoción del Colegio, que se graduó el pasado viernes. Son los primeros alumnos 100% Kolbe.

El pasado viernes 8 de junio despedíamos a la 11ª promoción del Colegio, la primera 100% Kolbe. Muchos de estos maravillosos jóvenes empezaron hace 15 años su travesía por el Kolbe cuando eran los primeros ratones del Colegio, con Chus y Puri como tutoras.

Cada año llega este momento, envuelto en medio del maremágnum del final de curso, y aunque estemos inmersos en los líos y preocupaciones propios de este periodo del año, lo que me invade es un agradecimiento enorme. El agradecimiento nace de verles a ellos, a cada uno de nuestros alumnos. Son, sin duda, lo mejor de nuestro trabajo, su fruto maduro y visible. Y verles me llena de esperanza, algo sin lo cual es imposible vivir. La finalidad de nuestro trabajo adquiere un enorme sentido en este día en el que mandamos a estos hombres y mujeres al mundo.

El agradecimiento se dirige a muchas personas que han contribuido a hacer de estos jóvenes lo que son hoy. Ante todo, a sus padres, a los que les agradecemos de todo corazón que nos hayan confiado todos estos años lo mejor que tienen, sus hijos; al equipo directivo del Colegio, cuya labor – muchas veces oculta – ha sido mucho más esencial en su formación de lo que imaginan; a todos y cada uno de sus profesores, con especial mención a sus tutores: gracias por tantos desvelos.

Es innegable que cada promoción tiene sus batallas y la que ahora termina ha dado guerra, pero es también muy cierto que nos hemos divertido mucho enseñándoles. Han sido grandes discutidores y protestones, lo cual a veces es agotador, pero también divertido; también han sido muy alegres; y todavía no sabemos cómo lo hacían algunos para comunicarse estando cada uno en un extremo de la clase, pero ¡lo hacían!.  Además de ese carácter protestón – signo de un corazón grande, lleno de exigencias, sobre todo de justicia -, ellos han aprendido a fiarse, han confiado en nosotros y han seguido nuestras propuestas.

El que es sencillo percibe enseguida cuándo alguien le estima, aunque eso pase por tener que tragar a veces un jarabe amargo. El que es sencillo se fía cuando ve que quien tiene delante es de fiar. Y en ese camino de sencillez han crecido – no sin luchas y rebeldías – dejándose hacer, siguiendo lo que se les proponía y hoy podemos decir con orgullo que se han convertido en hombres y mujeres hechos y derechos. Y esto lo decimos muy conscientemente, porque han sabido afrontar este último año tan duro, algunos llevando mucho lastre a sus espaldas (el sufrimiento en sus familias; el agobio y la ansiedad, tan difíciles de controlar a veces; la frustración por el esfuerzo no recompensado como esperaban y seguramente como merece; las dificultades en las relaciones; …).

Como decía el lema de su clase, que les ha presidido todo el año: “Ningún mar en calma hizo experto a un marinero”.

Para terminar, quiero compartir las palabras de una persona que he descubierto recientemente leyendo un libro, Requiem por Nagasaki. Se llama Takashi Nagai  y fue un médico japonés que vivió solo 43 años, murió en 1951 y que vivió una vida intensa y apasionante, no exenta de dolor y dificultades. El era un gran amante de la poesía haiku, un tipo de poema del Japón muy corto, que evoca en pocas palabras el asombro y la emoción ante la naturaleza. Pero sobre todo fue un gran buscador, un hombre siempre atento a su corazón, y eso le llevó por caminos totalmente inesperados. Él decía lo siguiente:

Hay gente que escribe poesía haiku para ganarse la vida. ¿Sabes lo que pienso? Deberíamos hacer que nuestras vidas fueran poesías haiku. Ya trabajes duro en una fábrica ruidosa, bregues en un barco de pesca o luches por sobrevivir en una tienda deslucida. Hay gente que ha escrito poemas haiku inspirada en situaciones tan prosaicas como esas. Y nosotros, si de verdad queremos, podemos convertir cualquier tarea, las 24 horas de cada día, en un poema. Desde luego, primero tenemos que tener un alma que sea seria y luminosa al mismo tiempo. Tenemos que ver más allá de la superficie de las cosas, buscar la belleza escondida de todo y descubrir las cosas gloriosas que nos rodean. Así cada día se hace un poema haiku.”

“Hay gente que hace su trabajo porque tiene que hacerlo. Hacen la tarea, pero, en cuanto a libertad y alegría se refiere, pagan un precio. Los niños, por otra parte, juegan sus juegos con todo su ser porque conocen la libertad y la alegría. ¿Y no nos dijo alguien que teníamos que hacernos como niños?

Pues este es mi mayor deseo hoy para quienes han recorrido el camino con nosotros: que se mantengan con la alegría y la sencillez de los niños. Ojalá donde vayan, hagan lo que hagan, sean gente que pone todo su corazón en lo que hace, como hacen los niños, y su vida se vaya convirtiendo en un poema haiku.

Creo que hablo en nombre de todos los profesores: os llevaremos siempre en el corazón, con vuestra sencillez y alegría de adolescentes, esperando encontrarlas cuando volváis, envuelta en la madurez de los jóvenes – que ya sois – y de los adultos que seréis.


WE’RE ALL IN THIS TOGETHER!


El equipo de Insiders, de 2.º de Bachillerato, nos cuenta en qué consiste su proyecto para apoyar las clases de Inglés en otras etapas.

Senior year, definitely an important and decisive year. This school year, we, the students, are extremely focused and concerned about our grades and our future, but we haven’t forgotten everything this school has given us. This is why we have decided to give a little amount of our time and effort to our little ones in school.

At the beginning of this trimester our English teacher made a proposal concerning a project that would involve both primary and infant students. Most of us were eager to star with it, so the project took off and it’s presently happening.

This unusual undertaking is being performed in groups, which are taking part in different lessons imparted in English. Some groups are visiting the infants, some others the early primary school students, and several are helping in the last grades of primary. The activities they are executing have to do with Science, Art, the English language itself… and they are all at the teachers and the students disposal.

The aim of this project is to seize the opportunity we are given to get involved with the education of our own school children, to share our knowledge with them, to get to know the nowadays learning methods, and specially to be a part of our school growth for our last year here.

During the first three weeks of this initiative, we, a group of four students, are going to lead you through the process, hoping that you will fathom and find appealing the creative way in which we  are all working together.

The results of this course of action are unknown to us. Indeed we want it to succeed and to be enjoyable and profitable for the kids, but we have to wait and see what’s in store. If you’re as intrigued as we are, keep an eye on the school weekly newspaper and look for our section “Insiders” in the next month edition!

2º de Bachillerato, definitivamente un año importante y decisivo. Este año académico, nosotros, los estudiantes, estamos extremadamente centrados y preocupados por nuestras notas y nuestro futuro, pero no hemos olvidado todo lo que este colegio nos ha dado. Esta es la razón por la que hemos decidido dedicar parte de nuestro tiempo y esfuerzo a los peques de nuestro colegio.

Al principio de este trimestre, nuestra profesora de inglés nos propuso realizar un proyecto que incluiría a alumnos de primaria e infantil. La mayoría estábamos deseando empezarlo, así que el proyecto despegó y actualmente está en proceso.

Esta tarea la estamos realizando en grupos que participan en diferentes clases impartidas en inglés. Algunos grupos están visitando infantil, otros los primeros cursos de primaria y otros los últimos. Las actividades que están realizando tienen que ver con ciencias, arte, y el idioma inglés. En ellas, los alumnos están a disposición de los profesores y alumnos de la etapa correspondiente.

El objetivo de este proyecto es aprovechar la oportunidad que nos han dado para involucrarnos en la educación de los alumnos de nuestro propio colegio para compartir nuestro conocimiento con ellos, aprender el día a día de la metodología y, especialmente, contribuir al crecimiento del colegio en nuestro último año.

Durante las primeras tres semanas de esta iniciativa, nosotras, un grupo de cuatro alumnas, vamos a guiaros a través del proceso, confiando en que esto os ayude a comprender de una forma atractiva y creativa esta iniciativa.

El resultado de este proyecto es una incógnita para nosotros. De hecho, queremos que tenga éxito y que sea muy divertido y beneficioso para los niños, pero tenemos que esperar y ver qué pasa finalmente. Si estás tan intrigado como nosotras, estate pendiente y busca nuestra sección “INFILTRADOS” en la edición del próximo mes.


DOS ALUMNAS DE BACHILLERATO, FINALISTAS DE LAS BECAS EUROPA

Marcela Duque y Daniela Carrillo son alumnas de segundo curso de Bachillerato y finalistas del programa Becas Europa.

El programa Becas Europa es una iniciativa del Banco de Santander y la Universidad Francisco de Vitoria para potenciar el talento, premiar la excelencia y apoyar la creación de redes de liderazgo. Su objetivo principal es construir una red de universitarios líderes en Europa dispuestos a sacar lo mejor de la institución universitaria y reflejarlo en la sociedad.

Como candidatos, cada colegio presenta a un reducido número de alumnos que defienden su candidatura enviando un vídeo y cumplimentando un formulario a través de la web del programa. Los ganadores disfrutarán de un viaje cultural por Europa donde tienen ocasión de conocer las mejores universidades y participarán, a lo largo de su carrera, de actividades de carácter extracurricular que les educan en el liderazgo orientado al bien común.

Daniela Carrillo es alumna de Bachillerato de Ciencias. Deportista y creativa, practica la natación sincronizada desde los 7 años. Lo que más le interesa del programa de Becas Europa es el compromiso, con el que se siente cómoda y por el que apuesta a futuro, ya que sueña con estudiar la carrera de Medicina y convertirse en neurocirujana para aportar su granito de arena a esta sociedad.

Becas Europa tiene como objetivo potenciar el compromiso de los jóvenes universitarios con su propia formación y siento que este objetivo ha sido hecho para mí. Me comprometo conmigo misma y con el programa a poner todo de mi parte para alcanzar ese objetivo apasionado que me he marcado.

Para mí será un orgullo representar a mi Colegio allá donde quiera que esté. Me siento orgullosa de formar parte de esta gran familia que me ha visto crecer. Por otro lado, recibir la oportunidad de visitar la cuna del conocimiento, sería una gran recompensa a todas mis horas de estudio y esfuerzo, también me parece muy estimulante.

 

Mi objetivo es estudiar una dura carrera, Medicina y para alcanzar esa meta creo poseer los valores que debe tener un candidato a esta beca: capacidad de estudio, espíritu de superación, sacrificio y disciplina para estudiar. Algo que continuaré haciendo durante toda mi vida.

El personaje histórico que más le impresiona es Albert Einstein, que supo reconocer en su lecho de muerte que Dios es un misterio comprensible. “Esto me da la certeza de ser un instrumento de Dios”. El consejo más valioso que ha recibido procede de su madre: “lo que das recibes, lo que lanzas vuelve”.

A continuación publicamos el vídeo con el que Daniela se ha convertido en finalista de esta edición de las Becas Europa.

Marcela Duque estudia Bachillerato de Ciencias Sociales, es amante de la música y el teatro. Nos cuenta que su interés por este programa nace de la oportunidad de aprender y conocer más culturas, así como de implicarse mucho personalmente. Quiere estudiar un doble grado de Derecho y Relaciones Internacionales para, quizá, dedicarse a la diplomacia.

Me impactó haber sido seleccionada de entre mis compañeros y tenida en cuenta como una posible candidata. Pronto comprendí que mis profesores forman parte de nuestro círculo y que no solo ejercen una labor educativa, sino que nos guían en el camino hacia la madurez y la superación personal.

Me gustaría recibir esta beca porque soy una persona trabajadora, y porque comprometerme con nuevas experiencias y actividades me ayuda a disfrutar más del día a día, impulsándome a no caer en lo monótono de una rutina. Disfruto organizando y tomando las riendas en lo que pueda parecer una situación complicada. No me cuesta relacionarse con gente de distintos entornos y empatizar. Mi interés por esta beca nace principalmente de las diversas oportunidades que ésta ofrece, como el aprendizaje de cultura en general.

Voy a conocer gente con mis mismos intereses e inquietudes. Por otra parte, esta experiencia me va a ayudar a saber lo que realmente es el compromiso con la vida académica y la vida en general. Oportunidades así no se presentan a menudo, y menos a edades tempranas, por eso sé que esta oportunidad me hará madurar y crecer como persona.

Preguntada por un personaje histórico admirable destaca a Juana de Arco, ejemplo de lucha, esfuerzo y amor por algo. El consejo más valioso para ella procede de su padre: “el cambio que uno desea ver en el mundo empieza por uno mismo”.

A continuación, publicamos el vídeo con el que Marcela opta a la XIII edición de Becas Europa.

Otros alumnos que han participado del programa Becas Europa a lo largo de la historia del Colegio Kolbe son: Aída Fernández Salazar, Ana Llabrés, Alberto Lens, María de Haro o Eugenia Simarro.


EDITORIAL

Clara Fontana, nuestra Directora Académica comparte con los lectores este editorial.

Inauguramos nuestro nuevo Blog elQuincenal online con el dolor por el difícil momento que está viviendo nuestro país. Lo hacemos con una reflexión que pretende ser una ayuda para educar en el momento presente, mirando los desafíos que nos plantea el mundo en el que vivimos y en el que están creciendo nuestros niños y jóvenes.

Esta mañana, al llegar a clase de Historia, no podíamos no mirar junto a nuestros alumnos los acontecimientos que están ocupando la atención de todos desde el pasado fin de semana. Los chicos, quien más y quien menos, han vivido en sus casas la preocupación y han visto las noticias y las imágenes que ha dejado la jornada. ¡Qué responsabilidad! ¿Cuál es, pues, nuestra tarea como maestros?

Cualquiera que se haya asomado con un mínimo de curiosidad a la Historia sabe que construir la convivencia es mucho más difícil que destruirla. Y que la mejor forma de destruirla es reducir al otro. Y lo reduzco cuando dejo de mirarle como hombre y le cuelgo un cartel, da igual cuál sea. Ese cartel le convierte de inmediato en mi enemigo, lo deshumaniza, lo cosifica, y entonces “todo vale”, entonces dejo de verle. Hay un libro fantástico que explica mejor que nadie lo que quiero decir. Se trata de Vida y destino, de Vassilij Grossman. En él, hablando de los peores momentos de los gulags soviéticos y los campos de concentración nazis, donde al hombre se le redujo a “enemigo del pueblo” o “enemigo de la nación alemana”, o…, se dice: “La historia de los hombres no es el combate del bien que trata de vencer al mal. La historia del hombre es el combate del mal tratando de aplastar el minúsculo grano de humanidad. Pero si ni siquiera ahora lo humano ha sido muerto en el hombre, entonces quiere decir que el mal no vencerá jamás”.

En estos días es importante analizar la situación, tratar de ayudar a nuestros alumnos a mirar lo que pasa, porque el diálogo con la realidad, la tensión a la verdad, es clave para crecer como personas. Por eso es bueno que conozcan los fundamentos de nuestro Estado de Derecho, el valor de nuestra Constitución y el privilegio de vivir amparados por la legitimidad democrática. Y es igualmente necesario que nos preguntemos qué nos une a los otros, porque ese es el fundamento de la polis, la búsqueda del bien común. La Historia está llena de ejemplos de cómo una ideología puede alejarnos tanto de la realidad que nos llega a separar o enfrentar al hombre o la mujer que tenemos al lado. Por eso, es necesario no aplastar “el minúsculo grano de humanidad”; es bueno que lloremos ante la violencia; es bueno que nos comprometamos en el diálogo con el otro, que siempre conlleva desplazarnos de nuestras posiciones y escuchar las razones del otro; es bueno que nos comprometamos con la paz, que podamos mirar juntos si “el otro”, aunque piense diferente, es un bien para mí. Solo así saldrán del Kolbe hombres y mujeres para el mundo, capaces de construir, de comprometerse, de dialogar.

chico-joven-estudiando