Archivos etiqueta: historia


EDITORIAL MAYO

Clara Fontana nos habla del coloquio con el protagonista de la película “Dos Coronas” 

El pasado día 7 de mayo tuvimos la suerte de participar en un coloquio organizado con motivo del estreno de la película “Dos Coronas”, que trata sobre la figura del padre Maximiliano Kolbe, patrón de nuestro colegio y fundador de la Milicia de la Inmaculada.

Este encuentro nos ha permitido profundizar en la figura del Padre Kolbe, a quien elegimos como patrón del Colegio por su fuerte compromiso con la realidad y por la libertad con que vivió, pero además, nos ha supuesto también una ocasión única para profundizar en el contexto histórico de la época de los totalitarismos, que estamos estudiando en 4º de Secundaria y 1º de Bachillerato. Para alumnos y profesores de Historia, escuchar a Jesús Maguregui y Jose María Alejos, invitados al acto, ha sido una oportunidad de mirar esta época de la mano de sus protagonistas.

Ha sido especialmente importante la participación de los alumnos, quienes además de presentar y moderar el acto, interpretaron la canción popular irlandesa “Fields of Athenry”, un canto tradicional a la libertad que tiene mucho que ver con la vida y muerte del Padre Kolbe.

Jesús Maguregui, a quien habíamos tenido ocasión de escuchar en el Colegio durante el encuentro con Janina Rekłajtis, superviviente de Auschwitz, nos habló en esta ocasión del barracón número 11, donde se cometieron las mayores atrocidades y donde se encontraba la celda de castigo donde murió el Padre Kolbe.

Jose María Alejos introdujo la figura de Etty Hillesum, coetánea de Kolbe e hija de familia judía, que ingresó voluntariamente en un campo de concentración porque, de alguna manera, se sintió llamada a compartir el sufrimiento de la gente y su visión de la vida positiva y llena de esperanza. Murió víctima del genocidio nazi en el campo de Auschwitz.

Jesús Maguregui y Jose Mª Alejos

Tras ellos, pudimos escuchar el testimonio de Adam Woronowicz, actor que representa a Kolbe en la película “Dos Coronas”, quien afirmó estar conmovido tras su papel en la película, como puede leerse en esta entrevista 

De toda su intervención, me quedo con lo que nos dijo al final sobre que teníamos la suerte de tener al Padre Kolbe como “alguien a quien rezar y pedir lo que nuestro corazón desea”. El Colegio estará siempre agradecido a Adam por traernos una reliquia del Padre Kolbe que muy pronto tendremos ocasión de venerar en nuestra capilla.

Encuentro con Adam Woronowicz

Al acto asistieron también Fray Alejandro Aldavero y Fray Juan Colmenzana, franciscanos conventuales, la orden de la que formaba parte San Maximiliano Kolbe, que nos aconsejaron también encomendarnos a él. La comida posterior transcurrió en un ambiente de total fraternidad.

Finalmente, me gustaría recomendaros que os acerquéis un poco más a Kolbe yendo a ver la película. Os encontraréis a un hombre emprendedor, innovador y lleno de energía, que vivió intensamente y sin cuya vida no es posible entender su muerte.


DICEN DE NOSOTROS | TERESA GUERRERO

Teresa Guerrero, antigua alumna del Colegio Kolbe, nos cuenta qué le ha marcado de su paso por nuestras aulas.

Somos cinco hermanos y todos hemos estudiado en el Kolbe: yo soy la menor de las cuatro chicas y tengo un hermano que sigue en el Colegio. Cuando era pequeña me preocupaba, por comparación con mis hermanas, no ser tan brillante como ellas en los estudios. Cuando llegué a Secundaria empecé a darme cuenta de que en el Kolbe no me miraban por lo que valía, y que se destacaban cosas de mí que no tenían que ver con lo académico: me gustaba mucho intervenir en clase, preguntar…

Cuando llegó el Bachillerato y tocaba decidir qué alternativa tomar, tuve claro que quería hacer Letras. Primero de Bachillerato fue mi mejor año con diferencia. Me gustaba especialmente la Historia y los idiomas, el inglés y el alemán. Hoy sé que fue Jota, mi profesor de Economía, quien me hizo decidirme a estudiar Administración y Dirección de Empresas.  Me apasionaba que él, que venía del mundo de la empresa, se hubiera decidido a dar clase para transmitir lo que sabía a los alumnos. Jota nos enseñó que la Economía es una ciencia que estudia al hombre. Los números a mí de primeras no me atraen nada, pero la cosa cambia cuando los ves como herramienta para entender el comportamiento del consumidor, por ejemplo.

Lo más importante que debo al Colegio es que me hicieran pensar constantemente. Lo agradezco mucho porque jamás he sido capaz de memorizar nada. Me hacían razonar sobre todo en clase de Historia, pero también en matemáticas. ¿Qué quieren decir estos hechos/ estas fórmulas? ¿Cómo lo podemos interpretar? De esta forma, a medida que iba comprendiendo, todo me interesaba más, y poco a poco empecé a ver que las cosas tenían una unidad: comencé a relacionar los periodos históricos con la Economía, y a ser capaz de justificar mis respuestas.

teresa guerrero

Otra de las cosas que más me llevo del Colegio ha sido aprender a expresarme bien, tanto oralmente como por escrito. Creo que es algo importante y que no se puede dar por hecho. También he aprendido mucho sobre expresión musical participando en el coro del colegio, que me ha enseñado a apreciar la música y me ha dado la oportunidad de cantar piezas importantes, con orquesta y en sitios maravillosos. La música y la pertenencia a un coro educan, además, como persona: enseñan a saber estar en cualquier sitio, a permanecer en silencio o a escuchar, que son cualidades que uno no encuentra fácilmente hoy en día.

Los últimos años del Colegio han sido duros para mí, especialmente segundo de Bachillerato, porque hay que estudiar un montón, pero lo recuerdo como un año muy bonito. He tenido la oportunidad de disfrutar de profesores que te quieren enseñar de verdad, y de compañeros que son amigos y te ayudan. Me di cuenta de que no todo giraba en torno a la nota que podía sacar. En segundo elegí Economía de la Empresa porque suponía estar en constante contacto con el mundo, y esto aunaba todo lo que a mí me gustaba: Historia y Economía. La economía depende de lo que esté ocurriendo, de lo que ha ocurrido en el pasado y de lo que va a suceder en el futuro.

Tras salir del Colegio, comencé Finanzas y Contabilidad en inglés. La carrera me interesaba, pero pienso que no acerté a la primera en mi elección y este año me he cambiado a ADE en inglés en el CEU. En el Colegio nos enseñaron a equivocarnos, así que el cambio no me ha dado miedo, y me he decidido porque estoy convencida de que quiero aprovechar bien este tiempo.

Las asignaturas de Historia de mis años en el Kolbe me han enseñado a pensar, a entender las cosas, a estudiar, y estoy viendo ahora los frutos. Este año, por ejemplo, al final de cada tema en Historia teníamos preguntas de relacionar. Me di cuenta de que a mí me interesaba mucho trabajar de este modo porque estoy acostumbrada a hacerlo desde niña, pero no es común entre los estudiantes de mi clase. Incluso la profesora optó por prescindir de las preguntas de relacionar para evitar suspender a la mayoría. Cuando ves estas cosas te das cuenta de que haber estudiado en un colegio como el Kolbe tiene un valor.

 

 

 

 

 

 

 


EXTRAORDINARIO ENCUENTRO CON EL HISTORIADOR JAIME NUÑO

 Los alumnos de 5º de Primaria escriben una noticia sobre el encuentro con Jaime Nuño González.

Los alumnos de 5º de Primaria realizaron un encuentro con Jaime Nuño González, arqueólogo, historiador y autor del libro Peregrinar a Compostela en la Edad Media. Jaime Nuño respondió a las preguntas que los alumnos realizaron sobre la vida en la Edad Media y  el Camino De Santiago. Realizó una sencilla introducción al arte románico y gótico con excelentes imágenes, lo que supuso una gran experiencia para todos los alumnos.

El día 19 de enero, los alumnos de 5º de Primaria recibieron la visita de Jaime Nuño González y tuvieron la oportunidad de realizar un encuentro con este arqueólogo, historiador y autor de varios libros como Una aldea en tiempos del románico y Peregrinar a Compostela en la Edad Media.

El acto comenzó con una cantiga  de Alfonso X el sabio que cantaron los niños acompañados por los profesores que tocaron algunos instrumentos medievales como el salterio y la zanfona. A Jaime Nuño le impresionó que supieran cantar tan bien.

A continuación, uno de los alumnos que estaba en la mesa con el invitado le presentó y otro dio paso a las preguntas. Primero contestó a las preguntas que se habían preparado anteriormente en clase sobre los peregrinos medievales y el Camino De Santiago, después se hicieron preguntas libres.

Tras un descanso de media hora, dio comienzo la segunda parte del encuentro en la que el historiador hizo una introducción muy sencilla de las características del arte románico y gótico, mostrando unas fotos muy buenas, algunas hechas por él mismo. Una cosa que llamó mucho la atención a los alumnos fue la imagen de las gárgolas de las iglesias. Al parecer servían para que cuando se acumulaba mucha agua saliera con gracia por la boca de estas figuras de piedra.

Otro detalle curioso consistió en explicar cómo era la máquina que Jaime Nuño bautizó con el nombre de “la máquina del hámster”. Como en tiempos del románico no existían las máquinas actuales, para construir las iglesias empleaban un mecanismo que consistía en una gran rueda dentro de la cual se metía un hombre y empezaba a hacerla girar.

Al finalizar esta segunda sesión dieron las gracias a Jaime Nuño. El autor firmó los libros que se habían comprado, escribiendo en cada uno una dedicatoria personal.

El encuentro fue muy interesante y una ocasión para aprender mucho. En días sucesivos se realizó en clase una actividad por grupos en la que cada uno creo una presentación en Keynote sobre las diferencias entre el románico y el gótico.

 


LAS DOS CARAS DE LA COLONIZACIÓN

Los alumnos de primero de Bachillerato nos hablan de la visita de Bertin Ntazongwa Mukanire.

El pasado lunes 4 de febrero, los alumnos de 1º de Bachillerato acogieron la visita de un sacerdote, Bertin Ntazongwa Mukanire, originario de Bakavu (República Democrática del Congo), que se encuentra en nuestro país estudiando la carrera de Literatura cristiana y clásica para ser maestro en su tierra natal. El interés de esta visita radica en el estudio el proceso de colonización africana de los siglos XIX y XX, que los alumnos han estado trabajando a través de apuntes, documentales y comentario de hechos históricos.

Tras una breve introducción sobre la República Democrática del Congo, en la que se aportaron datos geográficos y demográficos, el sacerdote congoleño profundizó en la historia de su país, centrándose en su colonización.

Empezó hablando sobre el periodo de la Prehistoria congoleña, que se alarga hasta el siglo XV d. C., con la llegada del navegante portugués, Diego Cao. Él fue el primer europeo del que tengamos constancia en pisar aquellas tierras, y a partir de ese momento Europa conoció la existencia de las ancestrales culturas del Congo.

Prosiguió con el comienzo del periodo de dominación belga, tras la decisión en la Conferencia de Berlín de 1885 de aceptar a Leopoldo II como autoridad del Estado independiente del territorio congoleño. Sin embargo, añadió que, a pesar del compromiso de Leopoldo II de ayudar a dicho territorio, el monarca se vio obligado a ceder su mandato a Bélgica en 1908 por las denuncias de los tratos infrahumanos que recibía la población autóctona.

Tras este acontecimiento, Bertin comenzó a explicar la colonización belga, pasando a denominarse el territorio como el Congo Belga. Explicó tanto las consecuencias positivas como las negativas que ocasionó la dominación belga. Además, precisó las tratos que recibían los colonos, quienes sufrieron lo que algunos historiadores han denominado un «holocausto olvidado», que provocó una estimada disminución de la población entre 5 y 10 millones de habitantes.

De cara a la recta final histórica, Bertin relató aspectos sobre la independencia de los belgas en 1956 y cómo se sucedieron la Primera (1960-1965) y Segunda República (1965-1997), marcadas por la corrupción y la inestabilidad política. Además, explicó el genocidio de Ruanda en 1994, que vivió en primera persona (su ciudad natal linda con Ruanda), destacando los horrores del conflicto entre hutus y tutsis, y la masiva emigración del refugiados que acogió la República Democrática del Congo.

Asimismo, concluyó la visión histórica con la situación actual del país, marcado por la gran tensión política y la actuación de la Iglesia con su aportación de la educación y la sanidad.

Finalmente, los alumnos tuvieron un tiempo de reflexión y preguntas, a las que Bertin respondió con apertura y sinceridad.  Los estudiantes han podido compartir lo que supuso el encuentro con el sacerdote congoleño, tanto a nivel académico como de forma personal.

La charla nos ha ayudado a abrir los ojos y darnos cuenta de la realidad que vivimos, de que hay vida más allá de nuestras fronteras y comodidades. Me sorprendió muchísimo la manera que tenía nuestro congoleño de contarnos la situación de su país a lo largo de los años, con una sonrisa en la cara y sin tratar de transmitir ningún tipo de pena.(…)

En definitiva, creo conveniente que se publiquen más noticias sobre países extranjeros poco conocidos en España, con el fin de hacer llegar a la gente la situación y, de alguna manera,“obligar” a las naciones a tomarse este tipo de problemas con mayor profundidad y visión de futuro.

 

Marta Moriel del Rincón

Desde mi punto de vista, creo que muchas veces no somos conscientes de la suerte que tenemos, ni de las gracias que deberíamos dar por, simplemente, levantarnos de un colchón e ir a ducharnos todos los días. De tardar cinco minutos en coche en ir al colegio, y como mucho diez andando; de tener mínimo tres comidas al día; de tener un abrigo, o dos, o tres, para los fríos días de invierno; de ir a un colegio; de saber que nuestras familias y amigos están sanos, sin problemas de hambre ni enfermedades imposibles de curar por falta de medicina. Y todo esto sin contar con los caprichos innecesarios que nos damos.

Ahora no hago más que preguntarme: “¿por qué personas como yo, que en lo único en lo que se diferencian de mí es en el color de la piel, están cavando ahora mismo en unas minas, sin asistir a clase? ¿Por qué mientras yo estoy repitiendo con un segundo plato hay un niño allí que lleva sin comer dos días? ¿Por qué yo puedo dormir ocho horas en una cama blanda, y un padre de familia tiene que dormir sobre el suelo, como mucho con una manta sucia y rota por encima?”. Me abrió los ojos para darme cuenta de que yo tengo el deseo de, cuando me sea posible, ir allí a ayudar. Y gracias a él ahora lo tengo claro.

Me gustaría que nos concienciáramos sobre estas cuestiones, ayudando al padre Bertin (y a otros) con todo lo que esté en nuestra mano, siempre desde el amor y el respeto a los demás, para que esta situación cambie. Vamos a tratar de hacer que ese niño hambriento y ese padre en el suelo puedan tener acceso a las mismas cosas que nosotros. Ojalá Bertin pueda informar de esta situación a muchas más personas, y sea mayor el número de gente dispuesta a ayudar y a dar su vida por los demás.

 

Loreto Galán

 


VIAJE DE ESTUDIOS A ITALIA

La experiencia del viaje de estudios a Italia, contada por profesores y alumnos.

Los alumnos de 4º de E.S.O. han viajado este curso a Italia para disfrutar de algo más que un recorrido histórico-artístico que repasa los contenidos del año pasado. El objetivo de este viaje, seguramente el más importante de su paso por el Colegio, es comprender cómo el arte es la manifestación de la mentalidad de una época, contemplando de primera mano la transición de la Edad Media al Renacimiento a través de la Historia, el Arte y la Fe, tres elementos imprescindibles para entender el origen de la mentalidad moderna.

Desprovistos de teléfonos móviles y con la contemplación como único elemento distractor, los alumnos visitaron  las ciudades de Florencia, Siena, Asís, Montefalco y Roma, donde tuvieron ocasión de contemplar grandes obras de escultura, pintura y arquitectura. Poco a poco y de la mano de sus profesores y de Francesco, un fabuloso guía que acompaña a los profesores del Colegio desde hace doce años, los alumnos fueron adquiriendo una visión distinta de la realidad que cambia su perspectiva.

Durante todo el viaje les lanzaron preguntas que ayudaron a profundizar en lo que se exponía: “¿por qué creéis que harían estas esculturas así, si no las iba a ver nadie?” “¿no os parece contradictorio esto con lo que hemos visto antes?” “¿por qué se construiría esto tan rápido, si casi no había medios?” “¿para quién se pintó este fresco que vemos?” “¿qué mensaje quería comunicar el artista aquí?” De este modo, se despertaron en ellos muchas preguntas que entre todos respondían. Es así como  se desencadena un diálogo entre su mentalidad y la del hombre medieval, y se conecta en ellos lo religioso, lo humano y lo artístico. Cada tarde, al llegar al hotel, los alumnos resumieron y comentaron los contenidos que vieron a través de un cuadernillo personal que se evaluará posteriormente.

El viaje comenzó con una vista de la ciudad de Florencia, donde la basílica de San Miniato supone un punto de partida inigualable para comprender el papel del templo en la espiritualidad del hombre. Florencia fue también su lugar de alojamiento, en una antigua abadía cisterciense del siglo XV con vistas a toda la ciudad.

En Siena se visitó el Duomo, donde se hace especial hincapié en la perfección del trabajo de las esculturas que lo coronan, replicadas en el Museo de la Ópera. Es en Siena donde entendieron el papel central de la religiosidad en la época. La Virgen María hizo ganar una gran batalla a los sieneses y en su honor se encargó un retablo a Duccio, un hombre de fe. Será él quien inicie el cambio en la técnica pictórica, introduciendo el volumen.

En Asís, los alumnos se acercaron a San Francisco de la mano del guía Francesco: Historia, Arte y Fe para explicar un cambio en la forma de representación que será clave para el Renacimiento. La figura de San Francisco hace que entren en contradicción muchas cosas.Un rico que se hace pobre, que arrastra masas y que enlaza el misterio con las cosas bellas de la vida.

 

 

“Al entrar en la Basílica De San Pedro, pude observar que había cosas que se habían esculpido con muchísimo detalle y esmero, y que apenas estaban a la vista. (…) El hombre de esa época se despertaba cada mañana con las enormes ganas de trabajar, de comerse el mundo, de hacer algo perfectamente, aunque no buscara la fama. Al entender esto, mi manera de pensar ha cambiado bastante. Antes del viaje yo nunca tenía ganas de trabajar a fondo en algo que no fuese lo que me interesaba, pero ahora no vas a encontrar nada que haya hecho yo  que esté por debajo de mis posibilidades. Personalmente, el viaje a Italia ha sido el mejor que he hecho con el Colegio, no porque haya sido el más caro o porque haya sido en otro país, sino porque me ha unido muchísimo a mis compañeros. Noto que me ha hecho cambiar.”

 

Jesús Miranda Pineda

” (…) En historia nos explican que Miguel Ángel, cuando esculpió la Piedad intentó representar  los gestos de María con detallado realismo para transmitir esa tristeza y ese dolor. Cuando te paras delante de la escultura lo sientes. ¡Lo sientes! Yo me pregunto: ¿ cómo puede ser eso? ¿Cómo puedo sentir algo que primero, fue hecho hace cientos de años por una persona a la que nunca he visto? y segundo ¿qué diferencia hay entre una encimera de mármol y La Piedad? Las dos están hechas de lo mismo, lo único diferente es la forma. La explicación que yo puedo dar desde mi ignorancia es que de alguna manera las emociones y los sentimientos del autor han calado hasta lo más profundo de la fría piedra, y están vivos todavía. Siguen emocionando, siguen poniendo los pelos de punta, siguen sacando sonrisas e incluso generan llantos sin motivo aparente. Sin embargo, intuyo que el motivo de todo esto es lo mismo que el cosquilleo que sigo sintiendo cuando recuerdo el viaje a Italia.

 

Este viaje me ha hecho darme cuenta de que, al igual que Fra Angélico tenía tanto talento para pintar que hasta parecía mágico, Brunelleschi era un genio de la arquitectura o Ghiberti fue capaz de esculpir las Puertas del Paraíso, todos tenemos talento para algo. Y si nos esforzamos, y no pretendo sonar cursi, pero le ponemos corazón, hacemos las cosas con sentimiento, ya sea enfado, ilusión, rabia o amor, ese sentimiento se transmite. Yo no tengo ni idea de lo que quiero estudiar ni de a qué me quiero dedicar, pero tengo claro que quiero encontrar mi talento y quiero transmitir algo al mundo. Este es mi ejemplo de que, sí, es un viaje de estudios. Pero lo de menos para mí ha sido el temario. Lo que me llevo de esta experiencia es que me ha enseñado cosas de los demás y lo más importante, me ha enseñado un pedacito de mí, me ha dado la pista que necesitaba para empezar a conocer quién soy yo y qué deseo de verdad.

                                                                                                                                                                                             

Elsa Martín Flores

 

En este viaje la experiencia, más que buena, ha sido increíble, muy intensa y llena de sorpresas. El motivo no es algo en concreto, no es un momento exacto en el que visitásemos un lugar especialmente bonito. El motivo hemos sido nosotros, nosotros mismos que, desde la salida en autobús el domingo a las 4 de la mañana, hasta la llegada al colegio el viernes a las 11 de la noche, no hemos parado de disfrutar, observar y aprender. Hemos contado con tiempo para descubrir a gente que solo conocíamos de vista, para afianzar relaciones con nuestros compañeros y alucinar con el lado personal de los profesores que solo conocíamos académicamente.

 

Muchas veces podemos pensar que las clases de historia no sirven para nada ya que solo son personajes lejanos a nosotros que parece que no tienen nada que aportar a nuestras vidas . Algunos, si tienen la suerte de tener un buen profesor, comenzarán a pensar que el hombre antiguo se parece mucho más a nosotros de lo que pensamos. Pero en Italia nosotros llegamos a más, llegamos a comprender que las personas que vivieron cientos de años atrás no sólo son parecidos a la gente de hoy en día, si no que nos pueden enseñar muchísimo de nosotros mismos. Descubrimos que, observándoles a ellos, comprenderemos mejor lo que tenemos alrededor. Incluso podemos tratar de observar el mundo como ellos lo hacían y verlo totalmente diferente. Cuando lo haces descubres que hay más formas de ver la vida, que tal vez le demos importancia a cosas que no la tienen y que, por no pararnos a observar, nos estamos perdiendo todo lo que tenemos alrededor.

 

Después de escuchar varias historias de personas que lo daban todo por la religión, nos comenzaron a surgir dudas. ¿Qué habría en sus creencias para que lo dejaran todo? ¿Qué fue lo que les enseñaron, que pudo mover a las masas con solo palabras? ¿ Si les pasaba a ellos, podríamos sentirlo también nosotros?… Estas dudas siguen presentes en nosotros y  poco a poco esperamos ir resolviéndolas.


Claudia Gómez Caro

Este viaje supone, en definitiva, un esfuerzo intelectual para los alumnos, pero constituye todo un reto para descubrir a sus compañeros, a sus profesores y a sí mismos. Tomando como base ese saber estar y mirar característico del Kolbe que han aprendido en viajes y salidas anteriores, los profesores proponen una única clave para disfrutar al máximo: que “se fíen” de las propuestas que se les hacen. Año tras año, se comprueba que, quienes se fían, obtienen como resultado una experiencia imborrable no sólo intelectual sino espiritual. Como hemos leído sobre estas líneas, vuelven conmovidos y se sienten directamente interpelados, con ganas de contar lo vivido a compañeros y familiares.

Para los profesores, cada viaje a Italia es irrepetible. Y para quienes van por primera vez acompañando a los alumnos supone una nueva mirada, otra apertura, y un disfrutar constante del entusiasmo de los chicos. En palabras de uno de ellos, “esta experiencia te cambia y te ayuda a vivir de una forma más auténtica”.


CARTAS A RAQUEL RULL

En línea con el editorial de este mes y teniendo aún en la mirada los atentados de Barcelona de finales de agosto y conmovidos muchos profesores con la carta que publicó El Mundo, escrita por una educadora social, Raquel Rull, que había trabajado con muchos de los autores de dichos atentados, les propusimos a los chicos de 3.º Y 4.º de ESO el trabajo de este texto, del que surgieron debates muy interesantes y que nos ponía delante que lo que sucede en las clases tiene que ver con la realidad que nos rodea y con nosotros mismos. Los chicos, como hombres y mujeres con un corazón despierto, que se cuestiona, que llora, que desea, contestaron a la carta de Raquel implicándose en primera persona de una forma preciosa y verdadera.

Recogemos a continuación algunos fragmentos de las cartas de nuestros alumnos a la educadora. Algunos incluso se han atrevido a dirigirse directamente a los terroristas que eran “chicos como todos”.

CARTA A LA EDUCADORA SOCIAL

“Tu carta me ha hecho ver el atentado con otros ojos, y gracias a ella he podido ver la otra cara del atentado. Me gustaría decirte “gracias” por el esfuerzo que es ser educadora social, dedicar tantas horas, días e incluso años… Es un esfuerzo que pocos harían”.

Daniel García Ndong

“Sinceramente pienso que es gente que lo estaba pasando mal por dentro, aunque hayan compartido momentos bonitos con usted, estaban vacíos por dentro… Alá les haría felices. Eso es lo que tus chicos buscaban…”

Kevin Amauri Peñafiel Alcívar

“Me he leído y releído la carta, y la verdad es que no sé cómo empezar, estoy tan confundida… No entiendo cómo unos chicos, unos pocos años mayores que yo, han causado este terror en España. Me pongo a pensar: ¿y si fuera mi mejor amiga? No sé lo que sentiría, seguro que mucha pena… Solo sé que de los errores se aprende, ellos no podrán arreglar este mal, pero nosotros sí…”

Andrea Sancho

 

“Me he tomado la libertad de tratar de responder a la carta que usted escribió. Y digo tratar porque no puedo llegar a entender cómo se siente usted… Primero me gustaría darle las gracias por escribir la carta, ya que ha hecho que me replantee, que pueda verlo desde otro punto de vista, aunque no llegue a entenderlo del todo. Gracias por “gritarlo a los cuatro vientos” y no guardárselo.  Ojalá los cuatro vientos estuviesen llenos de textos, puntos de vista, opiniones… tan sinceras como las suyas, que hacen ver la cara oculta, la versión que nadie quiere aceptar.

La respuesta a la pregunta que hace sobre “¿qué estamos haciendo mal?” usted misma la da y es no saber ponerse en la piel del otro (…) El motivo por el que veo que ha sucedido esta tragedia es que perdieron el interés por la vida. Igual que el chico que nunca faltaba al local cuando estaba la chica que le gustaba. Ellos, en cambio, no tenían nadie que les hiciera levantarse por la mañana, algo real en lo que pudieran creer.”

Alejandro Ramón Cabrera

“(…) Puede que eso sea lo que nos diferencia de todas esas personas que no distinguen el bien del mal, el hecho de tener a gente cercana a nosotros que nos perdone, nos respete, nos preste atención y que nos quiera tal y como somos. ¿A quién no le gusta que le quieran?”

Ángel Plaza Rosa

“Me enteré unos días más tarde del atentado, al leer el periódico. Recuerdo que me llamaron la atención estos jóvenes terroristas, ¿qué podría haber pasado para que unos chicos como yo pudiesen haber hecho tal cosa? ¿tendrían acaso remordimientos por ello? (…) creo que ellos fueron víctimas, víctimas del odio y la ignorancia, deseaban lo mismo que cualquier otro ser humano. Ellos buscaban respuestas…

También hay personas que lloran por estos chicos, que les querían…

Estos pensamientos no duraron en mi mente más de una semana, y como todas las cosas se quedaron en el pasado y perdieron su importancia. Tu carta me revive aquel momento y lo saca de mis recuerdos, haciéndome reflexionar todavía más. El saber que hay personas como tú, que cuando hablan transmiten amor y no odio, y que te hacen desear lo mejor para el prójimo, me asombra.

Es verdad que los atentados pertenecen al pasado, pero tu carta pertenece al presente, porque está relacionada con todos nosotros: “Estos chicos eran como todos”, ¿podría haber sido alguno de mi clase? ¿por qué razón se han dejado manipular? ¿acaso no sabían que estaba mal? ¿sería justo que se les perdonase y tratase como personas que son?”

Amanda García

atentados barcelonaCARTAS A LOS TERRORISTAS

“SAID, MOHA, MOUSSA, YOUSSEF, OMAR, YOUNES, HOUSSIN:

Solo puedo preguntaros ¿por qué? Aunque en realidad ni siquiera sé si vosotros mismos podéis responder.

Sois un poco mayores que yo, eso significa que más o menos, pensáis y hacéis lo mismo que yo. Sé que por estas edades se pasa mal. Ya sea porque nadie te entiende, no quieres hacer nada o que ni siquiera sabe quién eres. Y necesitas encontrarte a ti mismo de alguna manera porque estás perdido, sientes que no importas o que eres inútil.

Pero hay mil maneras de cambiar esos pensamientos… Sé que es muy fácil dejarse llevar o incluso escapar de ti mismo por la primera salida, pero el no esforzarse por buscar otra manera os ha costado la vida. Tuvisteis elección, pudisteis escoger entre le bien o el mal…”

Covadonga Galán

“Chicos de Ripoll:

No sabéis lo difícil que se me hace escribir una carta como esta, una carta que va dirigida a los que todos llaman monstruos. Me duele mucho oír esta palabra con la que todos os resumen. Yo sinceramente no podría hacer lo mismo, yo tan solo os puedo llamar humanos. Creo y confío en que lo que habéis hecho es por las dudas e inquietudes que todos tenemos, y a las que por desgracia solo habéis podido responder así. Ojalá esto hubiese sido como un examen, en el que si te equivocas de respuesta, no pasa nada, ya tendrás otra oportunidad para responder bien. Pero esto es la vida real. (…)

La pregunta más común y universal es la de la felicidad, la tengo constantemente en mi cabeza. Y vosotros, al igual que yo, también la tenéis siempre presente. E igual que yo, como personas religiosas, creo que la felicidad verdadera, la plenitud, se halla en el paraíso. La única diferencia que hay entre nosotros no es la edad ni el sexo, sino las respuestas que me han dado a estas preguntas, que despiertan mi corazón; esas dudas que me provocan inquietudes, esas dudas que nos hacen ser humanos. La primera pregunta que me hicieron al saber lo que había pasado fue: “¿tú los perdonarías?” Y sé que no soy yo quien debe responder a esto, y que parece muy fácil decirlo, pero, sin dudarlo, sí. Yo sí que os perdonaría. El perdón es una simple palabra, inmensa e infinita, y no hay nadie que no se la merezca. Pero yo no solo os perdono, sino que también os pido perdón, porque si habéis llegado hasta tal punto es porque habéis acumulado odio, rencor e ira hacia el resto del mundo, el resto de personas, que habéis acabado por ni siquiera considerarlos personas.

Escribiros y ponerme en frente de esta carta ha sido una de las cosas que más me ha costado hacer, porque me habéis hecho abrir mi corazón, sentir. Me habéis hecho ser sincera y decir realmente lo que pienso y sin duda ha merecido la pena.

Escribiendo esta carta me he dado cuenta de cosas que nunca antes me había parado a pensar. Jamás antes le había abierto mi corazón a un terrorista. Rezaré por vosotros.”

Lola Carrillo Moreno