BACHILLERATO


El fin del Bachillerato es hablar correctamente y razonar adecuadamente para conocerse a uno mismo y contribuir al bien común

El Bachillerato es la etapa previa al acceso a la enseñanza superior y, por tanto, la que finaliza un proceso de maduración personal e intelectual fundamental para afrontar la Universidad, la Formación Profesional de Grado Superior o el mundo laboral. Abarca tan solo dos cursos – España tiene el bachillerato más corto de Europa –, desde los 16 hasta los 18 años. Esto hace que sea muy importante la calidad del trabajo que se debe realizar en ese periodo en el que los alumnos van dejando atrás la adolescencia, tomando decisiones que les marcarán profundamente: amistades, vocación profesional, y, sobre todo, fundamentos sobre los que poder construir su persona y su vida. El Colegio tiene algo que aportar en todos esos ámbitos y, por supuesto, en el de la madurez intelectual, que da un salto en estos cursos.

Por todo ello, el fin del Bachillerato en el Colegio Internacional Kolbe es que nuestros alumnos puedan poner las bases para llegar a ser lo que, de forma única e irrepetible, están llamados a ser.

Para acceder a la página específica de cada una de las modalidades de Bachillerato, pulsar los botones:

 

Para formalizar la elección de asignaturas correspondientes a cada modalidad, descargar y cumplimentar las siguientes fichas:

FICHA ELECCIÓN 1.º BACHILLERATO 2018-2019 | FICHA ELECCIÓN 2.º BACHILLERATO 2018-2019

Más información sobre los criterios de ponderación de materias de la EvAU aquí

Toda la información sobre el acceso a la universidad, titulaciones, notas de acceso y mucho más en www.emes.es

 

Alumnas en clase

OBJETIVOS

Esto se concreta en los siguientes objetivos fundamentales, que son comunes a todas las materias:

  • Potenciar la curiosidad, el amor a la verdad, y el diálogo de uno mismo con la realidad. Este diálogo se desarrolla gracias a la relación con profesores con vocación educativa, apasionados por lo que enseñan. El profesor actúa facilitando que se dé ese encuentro en el que el alumno y la realidad son protagonistas a través de las materias que se estudian.
  • Educar la razón, conforme a las capacidades cognitivas de estas edades:
    • Hacer hipótesis interpretativas argumentando de forma justificada y razonable.
    • Capacidad crítica y reflexiva, educando la pregunta y el juicio.
    • Educar el orden, el método y la atención a los detalles.
    • Desarrollo de la memoria vinculada siempre a un conocimiento significativo, pleno de sentido.
  • Desarrollar todos los lenguajes, privilegiando el lenguaje oral y escrito. La palabra es el instrumento que permite desplegar el significado de una imagen o de un gesto. El lenguaje posibilita la comunicación de la persona y es un aspecto esencial para expresarse y para conocer. Por ello, todas las áreas tienen esta preocupación que se trabaja de forma coordinada y secuenciada.
  • Desarrollar habilidades sociales como la comunicación efectiva, la escucha activa, la empatía, la atención al otro, el deseo y la iniciativa para ayudar, la amistad verdadera, el trabajo en equipo.
  • Educar la libertad, la facultad genuinamente humana. Entendemos la libertad como la adhesión de la persona a lo que la inteligencia propone como bueno y verdadero. Este aspecto forma parte del día a día y se traduce en una llamada constante a que el alumno decida de manera responsable ante los diferentes retos que se le plantean, cognitivos y no cognitivos. Incluye también la educación de la tenacidad, la capacidad de afrontar dificultades, etc.
  • Favorecer la apertura al mundo que nos rodea, mirando con simpatía y con esperanza las circunstancias que nos han tocado vivir. Nuestra responsabilidad es preparar a los jóvenes para ese mundo. En este aspecto, los idiomas cobran especial protagonismo, especialmente el inglés y el alemán, cuya enseñanza se viene desarrollando desde Infantil en el caso del inglés y desde Primaria, el alemán.