Archivo Categorías : Secundaria


NUEVO PROGRAMA DE ORIENTACIÓN PROFESIONAL 4ºESO+EMPRESA

Hablamos con María Pampyn, orientadora del Colegio, sobre el nuevo programa de orientación profesional 4ºESO+Empresa

¿Qué es 4º ESO +Empresa?

4ºESO + Empresa es un programa educativo de la Comunidad de Madrid en el que participan los alumnos de 4º de Secundaria. Se trata de una estancia educativa de 3 a 5 días para los alumnos, que enriquece su formación y les acerca a la realidad del mundo laboral de tal forma que, cuando llegue el momento de tomar una decisión sobre qué carrera estudiar, estén más informados para que la decisión sea buena.

¿Por qué estamos implantando este programa en el Kolbe?

Lo estamos implantando porque nos parece necesario ofrecer a los alumnos un primer contacto con el mundo laboral que les ayude para posteriormente orientar su camino académico profesional, partiendo de la propia experiencia.

Desde nuestros comienzos, ofrecemos unas jornadas de orientación vocacional dirigidas a alumnos de 1º de Bachillerato, compuestas por una mesa redonda con profesionales de largo recorrido y otra con universitarios. Las jornadas finalizan en una estancia educativa en una empresa.  Cada año hemos podido comprobar como el contacto del alumno con la realidad laboral contribuye a mejorar su rendimiento escolar, su forma de estar en clase. Al experimentar de primera mano la realidad del entorno profesional, los alumnos comprueban cómo son de importantes algunos aspectos en los que les hemos insistido desde casa y el Colegio: la importancia de los idiomas, de la puntualidad, de la responsabilidad personal…y, como resultado, algunos vuelven de esta experiencia ilusionados con un trabajo sobre el que tenían grandes expectativas, y otros habiendo comprobado que aquello que les atraía no era en realidad tan apasionante.

Desde este curso, el programa 4ºESO+Empresa nos da la posibilidad de adelantar este contacto con el mundo profesional un curso, y realizar una práctica algo más larga, de 3 días: este año será del 19 al 22 de marzo. Por otro lado, es el propio alumno con ayuda de sus padres y profesores el que elige la empresa a la que quiere optar, lo que contribuye a que él mismo se ponga en movimiento para conseguir conocer la empresa que quiere. Esto persigue desarrollar su iniciativa y responsabilidad, que, especialmente en esta edad, son aspectos educativos muy importantes.

¿Pueden optar todos los alumnos que lo deseen? 

Sí, el programa es voluntario, pero desde el Colegio lo proponemos como algo bueno para todos, que les motiva y les dota de algunas destrezas que le ayudarán cara al mundo laboral.

¿Qué hay que hacer para participar?

Para participar, cada alumno debe buscar en qué empresa concreta querría hacer la práctica. Los padres, como tutores legales, deben firmar un consentimiento y apoyar su decisión ayudándole de acuerdo a sus intereses. Es el alumno quien debe llamar a la empresa con el apoyo de sus padres, y después de ponerse el Colegio en contacto con la empresa que eligen llevan un compromiso escrito que firman ambas partes. En el caso de algunas empresas con las que la Comunidad de Madrid tiene convenios firmados, el Colegio interviene también. En la web del Colegio está colgada toda la documentación que hay que aportar, se puede ver aquí.

¿Qué tipo de actividades desarrollan los alumnos durante su estancia en la empresa?

Los estudiantes viven una inmersión en un entorno de trabajo adulto siendo tratados como un empleado más, aprendiendo sobre el mundo laboral y posibilitando una elección de su futuro profesional más acorde con sus expectativas. Observan el trabajo que desarrollan otros, visitan las instalaciones de la empresa, pueden estudiar documentación concreta, recibir formación, realizar entrevistas o encuestas, etc…

¿Qué papel tiene la familia en este programa?

La familia puede ayudar a su hijo a elegir y buscar el lugar donde realizará las prácticas, recordándole  que no se trata de una elección definitiva de estudios o trabajos posteriores y respetando su iniciativa y libertad. Como conocedores de las destrezas y habilidades de sus hijos, los padres pueden ayudar a orientarles sobre el tipo de empresa donde podría desarrollarlas mejor. Igualmente, es necesario comentar con  con él/ella cuáles son sus expectativas en torno al trabajo que quieren desempeñar.

¿Cómo se apoya al alumno desde el Colegio?

El Colegio ofrece apoyo a los alumnos a través de un grupo de cinco profesores que hacen seguimiento del proceso en cada caso y explican o coordinan lo necesario para hacer efectiva la práctica. En el caso de las empresas acogidas a un procedimiento especial, se contacta con ellas desde el Colegio.  Para todos los casos, durante la estancia en la empresa el Colegio ofrece a sus alumnos la cobertura del seguro escolar.

Testimonio de una alumna tras su paso por las jornadas de orientación profesional del Colegio

“Adela, soy Cristina, ex alumna del Colegio Kolbe. Un día, hace seis años, el Colegio te propuso que te fuéramos a ver un grupo al hospital donde trabajabas, como parte de unas jornadas de orientación profesional. Tú nos contaste a lo que te dedicabas, qué era la enfermería y nos diste una vuelta por el hospital. No sé si lo recuerdas. Te escribo para darte las gracias porque ese día despertaste en mí ese algo que condujo mi vida y me convirtió en lo que soy hoy.


VIAJE DE ESTUDIOS A ITALIA

La experiencia del viaje de estudios a Italia, contada por profesores y alumnos.

Los alumnos de 4º de E.S.O. han viajado este curso a Italia para disfrutar de algo más que un recorrido histórico-artístico que repasa los contenidos del año pasado. El objetivo de este viaje, seguramente el más importante de su paso por el Colegio, es comprender cómo el arte es la manifestación de la mentalidad de una época, contemplando de primera mano la transición de la Edad Media al Renacimiento a través de la Historia, el Arte y la Fe, tres elementos imprescindibles para entender el origen de la mentalidad moderna.

Desprovistos de teléfonos móviles y con la contemplación como único elemento distractor, los alumnos visitaron  las ciudades de Florencia, Siena, Asís, Montefalco y Roma, donde tuvieron ocasión de contemplar grandes obras de escultura, pintura y arquitectura. Poco a poco y de la mano de sus profesores y de Francesco, un fabuloso guía que acompaña a los profesores del Colegio desde hace doce años, los alumnos fueron adquiriendo una visión distinta de la realidad que cambia su perspectiva.

Durante todo el viaje les lanzaron preguntas que ayudaron a profundizar en lo que se exponía: “¿por qué creéis que harían estas esculturas así, si no las iba a ver nadie?” “¿no os parece contradictorio esto con lo que hemos visto antes?” “¿por qué se construiría esto tan rápido, si casi no había medios?” “¿para quién se pintó este fresco que vemos?” “¿qué mensaje quería comunicar el artista aquí?” De este modo, se despertaron en ellos muchas preguntas que entre todos respondían. Es así como  se desencadena un diálogo entre su mentalidad y la del hombre medieval, y se conecta en ellos lo religioso, lo humano y lo artístico. Cada tarde, al llegar al hotel, los alumnos resumieron y comentaron los contenidos que vieron a través de un cuadernillo personal que se evaluará posteriormente.

El viaje comenzó con una vista de la ciudad de Florencia, donde la basílica de San Miniato supone un punto de partida inigualable para comprender el papel del templo en la espiritualidad del hombre. Florencia fue también su lugar de alojamiento, en una antigua abadía cisterciense del siglo XV con vistas a toda la ciudad.

En Siena se visitó el Duomo, donde se hace especial hincapié en la perfección del trabajo de las esculturas que lo coronan, replicadas en el Museo de la Ópera. Es en Siena donde entendieron el papel central de la religiosidad en la época. La Virgen María hizo ganar una gran batalla a los sieneses y en su honor se encargó un retablo a Duccio, un hombre de fe. Será él quien inicie el cambio en la técnica pictórica, introduciendo el volumen.

En Asís, los alumnos se acercaron a San Francisco de la mano del guía Francesco: Historia, Arte y Fe para explicar un cambio en la forma de representación que será clave para el Renacimiento. La figura de San Francisco hace que entren en contradicción muchas cosas.Un rico que se hace pobre, que arrastra masas y que enlaza el misterio con las cosas bellas de la vida.

 

 

“Al entrar en la Basílica De San Pedro, pude observar que había cosas que se habían esculpido con muchísimo detalle y esmero, y que apenas estaban a la vista. (…) El hombre de esa época se despertaba cada mañana con las enormes ganas de trabajar, de comerse el mundo, de hacer algo perfectamente, aunque no buscara la fama. Al entender esto, mi manera de pensar ha cambiado bastante. Antes del viaje yo nunca tenía ganas de trabajar a fondo en algo que no fuese lo que me interesaba, pero ahora no vas a encontrar nada que haya hecho yo  que esté por debajo de mis posibilidades. Personalmente, el viaje a Italia ha sido el mejor que he hecho con el Colegio, no porque haya sido el más caro o porque haya sido en otro país, sino porque me ha unido muchísimo a mis compañeros. Noto que me ha hecho cambiar.”

 

Jesús Miranda Pineda

” (…) En historia nos explican que Miguel Ángel, cuando esculpió la Piedad intentó representar  los gestos de María con detallado realismo para transmitir esa tristeza y ese dolor. Cuando te paras delante de la escultura lo sientes. ¡Lo sientes! Yo me pregunto: ¿ cómo puede ser eso? ¿Cómo puedo sentir algo que primero, fue hecho hace cientos de años por una persona a la que nunca he visto? y segundo ¿qué diferencia hay entre una encimera de mármol y La Piedad? Las dos están hechas de lo mismo, lo único diferente es la forma. La explicación que yo puedo dar desde mi ignorancia es que de alguna manera las emociones y los sentimientos del autor han calado hasta lo más profundo de la fría piedra, y están vivos todavía. Siguen emocionando, siguen poniendo los pelos de punta, siguen sacando sonrisas e incluso generan llantos sin motivo aparente. Sin embargo, intuyo que el motivo de todo esto es lo mismo que el cosquilleo que sigo sintiendo cuando recuerdo el viaje a Italia.

 

Este viaje me ha hecho darme cuenta de que, al igual que Fra Angélico tenía tanto talento para pintar que hasta parecía mágico, Brunelleschi era un genio de la arquitectura o Ghiberti fue capaz de esculpir las Puertas del Paraíso, todos tenemos talento para algo. Y si nos esforzamos, y no pretendo sonar cursi, pero le ponemos corazón, hacemos las cosas con sentimiento, ya sea enfado, ilusión, rabia o amor, ese sentimiento se transmite. Yo no tengo ni idea de lo que quiero estudiar ni de a qué me quiero dedicar, pero tengo claro que quiero encontrar mi talento y quiero transmitir algo al mundo. Este es mi ejemplo de que, sí, es un viaje de estudios. Pero lo de menos para mí ha sido el temario. Lo que me llevo de esta experiencia es que me ha enseñado cosas de los demás y lo más importante, me ha enseñado un pedacito de mí, me ha dado la pista que necesitaba para empezar a conocer quién soy yo y qué deseo de verdad.

                                                                                                                                                                                             

Elsa Martín Flores

 

En este viaje la experiencia, más que buena, ha sido increíble, muy intensa y llena de sorpresas. El motivo no es algo en concreto, no es un momento exacto en el que visitásemos un lugar especialmente bonito. El motivo hemos sido nosotros, nosotros mismos que, desde la salida en autobús el domingo a las 4 de la mañana, hasta la llegada al colegio el viernes a las 11 de la noche, no hemos parado de disfrutar, observar y aprender. Hemos contado con tiempo para descubrir a gente que solo conocíamos de vista, para afianzar relaciones con nuestros compañeros y alucinar con el lado personal de los profesores que solo conocíamos académicamente.

 

Muchas veces podemos pensar que las clases de historia no sirven para nada ya que solo son personajes lejanos a nosotros que parece que no tienen nada que aportar a nuestras vidas . Algunos, si tienen la suerte de tener un buen profesor, comenzarán a pensar que el hombre antiguo se parece mucho más a nosotros de lo que pensamos. Pero en Italia nosotros llegamos a más, llegamos a comprender que las personas que vivieron cientos de años atrás no sólo son parecidos a la gente de hoy en día, si no que nos pueden enseñar muchísimo de nosotros mismos. Descubrimos que, observándoles a ellos, comprenderemos mejor lo que tenemos alrededor. Incluso podemos tratar de observar el mundo como ellos lo hacían y verlo totalmente diferente. Cuando lo haces descubres que hay más formas de ver la vida, que tal vez le demos importancia a cosas que no la tienen y que, por no pararnos a observar, nos estamos perdiendo todo lo que tenemos alrededor.

 

Después de escuchar varias historias de personas que lo daban todo por la religión, nos comenzaron a surgir dudas. ¿Qué habría en sus creencias para que lo dejaran todo? ¿Qué fue lo que les enseñaron, que pudo mover a las masas con solo palabras? ¿ Si les pasaba a ellos, podríamos sentirlo también nosotros?… Estas dudas siguen presentes en nosotros y  poco a poco esperamos ir resolviéndolas.


Claudia Gómez Caro

Este viaje supone, en definitiva, un esfuerzo intelectual para los alumnos, pero constituye todo un reto para descubrir a sus compañeros, a sus profesores y a sí mismos. Tomando como base ese saber estar y mirar característico del Kolbe que han aprendido en viajes y salidas anteriores, los profesores proponen una única clave para disfrutar al máximo: que “se fíen” de las propuestas que se les hacen. Año tras año, se comprueba que, quienes se fían, obtienen como resultado una experiencia imborrable no sólo intelectual sino espiritual. Como hemos leído sobre estas líneas, vuelven conmovidos y se sienten directamente interpelados, con ganas de contar lo vivido a compañeros y familiares.

Para los profesores, cada viaje a Italia es irrepetible. Y para quienes van por primera vez acompañando a los alumnos supone una nueva mirada, otra apertura, y un disfrutar constante del entusiasmo de los chicos. En palabras de uno de ellos, “esta experiencia te cambia y te ayuda a vivir de una forma más auténtica”.


USO DEL IPAD EN EL LABORATORIO DE FÍSICA

Javier Spínola, profesor de Ciencias de E.S.O. y Bachillerato, nos describe un experimento relacionado con un contenido que incluimos en nuestro primer número de este blog, el uso práctico del iPad en el aula.

Los alumnos de primer curso de Bachillerato realizan a lo largo del curso una serie de prácticas que facilitan la comprensión de determinados conceptos de la asignatura de Física. Para estos tipos de ejercicio, el uso del iPad como herramienta de apoyo es interesante desde todos los puntos de vista, como veremos a continuación.

Como profesor, propongo la tarea a realizar a través de la plataforma Google Classroom, que los alumnos pueden encontrar en sus iPads, y que permite integrar a la tarea un documento con el guión y las instrucciones respecto al informe final que se espera recibir. Puedo incluir enlaces con referencias, archivos de apoyo u otros materiales de consulta, e incluso una rúbrica para que entiendan los criterios de evaluación y así puedan ajustarse a lo que se espera de ellos.

El experimento concreto que propongo en este caso tiene que ver con el análisis del movimiento uniformemente acelerado (m.r.u.a), un aspecto de la cinemática.

Instrucciones
Trabajando en equipos de 3/4 personas, deben diseñar un experimento que les permita estudiar el m.r.u.a. Se aconseja el uso del siguiente material.

  • una tabla de madera
  • una canica
  • el iPad
  • material auxiliar del laboratorio (dependiendo del montaje de cada grupo)

La primera fase del experimento es la llamada toma de datos: los alumnos diseñan el experimento (por ejemplo,  hacer rodar la canica sobre la tabla de madera colocada con cierta inclinación) y aplicar sus conocimientos teóricos para registrar la información que este sencillo hecho les aporta. Usarán el iPad como cámara de fotos, como cámara de vídeo en modo lento y como cronómetro de precisión.

La segunda fase implica distribuir la información que han registrado en la primera fase, en tablas u hojas de cálculo. El iPad les permite utilizar aplicaciones de cálculo como Numbers. Posteriormente, deberán realizar representaciones gráficas de los datos empleando aplicaciones dedicadas como Desmos, Geogebra o el propio Numbers.

La tercera fase consiste en la elaboración de un informe de laboratorio completo, a partir del conjunto de datos, tablas gráficas y análisis estadístico correspondiente.

A la hora de revisar el informe, la aplicación Classroom permite la comunicación bidireccional profesor – alumno. Como profesor, tengo en tiempo real una vista previa del estado de la tarea, es decir, cuántos alumnos han completado el trabajo, y cuántos quedan pendientes. Puedo corregir varias versiones de un trabajo, colocar avisos visibles para todos los alumnos o comentarios de la tarea concreta de cada alumno. Esto no implica que el alumno deba estar constantemente pendiente de la plataforma, ya que siempre vamos anunciando oralmente lo que van a ir encontrando en la plataforma.

En general, pienso que el uso del iPad y sus aplicaciones mejoran mucho la calidad del trabajo final que el alumno puede entregar y, lo que es más importante, plantea escenarios donde se dan constantemente pequeños retos de fácil resolución. El alumno madura haciendo frente a estos retos y está más preparado para el acceso a la Universidad que antes.

 

 


CARTAS A RAQUEL RULL

En línea con el editorial de este mes y teniendo aún en la mirada los atentados de Barcelona de finales de agosto y conmovidos muchos profesores con la carta que publicó El Mundo, escrita por una educadora social, Raquel Rull, que había trabajado con muchos de los autores de dichos atentados, les propusimos a los chicos de 3.º Y 4.º de ESO el trabajo de este texto, del que surgieron debates muy interesantes y que nos ponía delante que lo que sucede en las clases tiene que ver con la realidad que nos rodea y con nosotros mismos. Los chicos, como hombres y mujeres con un corazón despierto, que se cuestiona, que llora, que desea, contestaron a la carta de Raquel implicándose en primera persona de una forma preciosa y verdadera.

Recogemos a continuación algunos fragmentos de las cartas de nuestros alumnos a la educadora. Algunos incluso se han atrevido a dirigirse directamente a los terroristas que eran “chicos como todos”.

CARTA A LA EDUCADORA SOCIAL

“Tu carta me ha hecho ver el atentado con otros ojos, y gracias a ella he podido ver la otra cara del atentado. Me gustaría decirte “gracias” por el esfuerzo que es ser educadora social, dedicar tantas horas, días e incluso años… Es un esfuerzo que pocos harían”.

Daniel García Ndong

“Sinceramente pienso que es gente que lo estaba pasando mal por dentro, aunque hayan compartido momentos bonitos con usted, estaban vacíos por dentro… Alá les haría felices. Eso es lo que tus chicos buscaban…”

Kevin Amauri Peñafiel Alcívar

“Me he leído y releído la carta, y la verdad es que no sé cómo empezar, estoy tan confundida… No entiendo cómo unos chicos, unos pocos años mayores que yo, han causado este terror en España. Me pongo a pensar: ¿y si fuera mi mejor amiga? No sé lo que sentiría, seguro que mucha pena… Solo sé que de los errores se aprende, ellos no podrán arreglar este mal, pero nosotros sí…”

Andrea Sancho

 

“Me he tomado la libertad de tratar de responder a la carta que usted escribió. Y digo tratar porque no puedo llegar a entender cómo se siente usted… Primero me gustaría darle las gracias por escribir la carta, ya que ha hecho que me replantee, que pueda verlo desde otro punto de vista, aunque no llegue a entenderlo del todo. Gracias por “gritarlo a los cuatro vientos” y no guardárselo.  Ojalá los cuatro vientos estuviesen llenos de textos, puntos de vista, opiniones… tan sinceras como las suyas, que hacen ver la cara oculta, la versión que nadie quiere aceptar.

La respuesta a la pregunta que hace sobre “¿qué estamos haciendo mal?” usted misma la da y es no saber ponerse en la piel del otro (…) El motivo por el que veo que ha sucedido esta tragedia es que perdieron el interés por la vida. Igual que el chico que nunca faltaba al local cuando estaba la chica que le gustaba. Ellos, en cambio, no tenían nadie que les hiciera levantarse por la mañana, algo real en lo que pudieran creer.”

Alejandro Ramón Cabrera

“(…) Puede que eso sea lo que nos diferencia de todas esas personas que no distinguen el bien del mal, el hecho de tener a gente cercana a nosotros que nos perdone, nos respete, nos preste atención y que nos quiera tal y como somos. ¿A quién no le gusta que le quieran?”

Ángel Plaza Rosa

“Me enteré unos días más tarde del atentado, al leer el periódico. Recuerdo que me llamaron la atención estos jóvenes terroristas, ¿qué podría haber pasado para que unos chicos como yo pudiesen haber hecho tal cosa? ¿tendrían acaso remordimientos por ello? (…) creo que ellos fueron víctimas, víctimas del odio y la ignorancia, deseaban lo mismo que cualquier otro ser humano. Ellos buscaban respuestas…

También hay personas que lloran por estos chicos, que les querían…

Estos pensamientos no duraron en mi mente más de una semana, y como todas las cosas se quedaron en el pasado y perdieron su importancia. Tu carta me revive aquel momento y lo saca de mis recuerdos, haciéndome reflexionar todavía más. El saber que hay personas como tú, que cuando hablan transmiten amor y no odio, y que te hacen desear lo mejor para el prójimo, me asombra.

Es verdad que los atentados pertenecen al pasado, pero tu carta pertenece al presente, porque está relacionada con todos nosotros: “Estos chicos eran como todos”, ¿podría haber sido alguno de mi clase? ¿por qué razón se han dejado manipular? ¿acaso no sabían que estaba mal? ¿sería justo que se les perdonase y tratase como personas que son?”

Amanda García

atentados barcelonaCARTAS A LOS TERRORISTAS

“SAID, MOHA, MOUSSA, YOUSSEF, OMAR, YOUNES, HOUSSIN:

Solo puedo preguntaros ¿por qué? Aunque en realidad ni siquiera sé si vosotros mismos podéis responder.

Sois un poco mayores que yo, eso significa que más o menos, pensáis y hacéis lo mismo que yo. Sé que por estas edades se pasa mal. Ya sea porque nadie te entiende, no quieres hacer nada o que ni siquiera sabe quién eres. Y necesitas encontrarte a ti mismo de alguna manera porque estás perdido, sientes que no importas o que eres inútil.

Pero hay mil maneras de cambiar esos pensamientos… Sé que es muy fácil dejarse llevar o incluso escapar de ti mismo por la primera salida, pero el no esforzarse por buscar otra manera os ha costado la vida. Tuvisteis elección, pudisteis escoger entre le bien o el mal…”

Covadonga Galán

“Chicos de Ripoll:

No sabéis lo difícil que se me hace escribir una carta como esta, una carta que va dirigida a los que todos llaman monstruos. Me duele mucho oír esta palabra con la que todos os resumen. Yo sinceramente no podría hacer lo mismo, yo tan solo os puedo llamar humanos. Creo y confío en que lo que habéis hecho es por las dudas e inquietudes que todos tenemos, y a las que por desgracia solo habéis podido responder así. Ojalá esto hubiese sido como un examen, en el que si te equivocas de respuesta, no pasa nada, ya tendrás otra oportunidad para responder bien. Pero esto es la vida real. (…)

La pregunta más común y universal es la de la felicidad, la tengo constantemente en mi cabeza. Y vosotros, al igual que yo, también la tenéis siempre presente. E igual que yo, como personas religiosas, creo que la felicidad verdadera, la plenitud, se halla en el paraíso. La única diferencia que hay entre nosotros no es la edad ni el sexo, sino las respuestas que me han dado a estas preguntas, que despiertan mi corazón; esas dudas que me provocan inquietudes, esas dudas que nos hacen ser humanos. La primera pregunta que me hicieron al saber lo que había pasado fue: “¿tú los perdonarías?” Y sé que no soy yo quien debe responder a esto, y que parece muy fácil decirlo, pero, sin dudarlo, sí. Yo sí que os perdonaría. El perdón es una simple palabra, inmensa e infinita, y no hay nadie que no se la merezca. Pero yo no solo os perdono, sino que también os pido perdón, porque si habéis llegado hasta tal punto es porque habéis acumulado odio, rencor e ira hacia el resto del mundo, el resto de personas, que habéis acabado por ni siquiera considerarlos personas.

Escribiros y ponerme en frente de esta carta ha sido una de las cosas que más me ha costado hacer, porque me habéis hecho abrir mi corazón, sentir. Me habéis hecho ser sincera y decir realmente lo que pienso y sin duda ha merecido la pena.

Escribiendo esta carta me he dado cuenta de cosas que nunca antes me había parado a pensar. Jamás antes le había abierto mi corazón a un terrorista. Rezaré por vosotros.”

Lola Carrillo Moreno

 


USO DE IPADS EN EN EL KOLBE

Irene Llabrés, Directora de Secundaria y Bachillerato, nos habla sobre el iPad en el aula.

El Colegio Internacional Kolbe ha implantado el uso de iPads en el Kolbe como herramienta para alumnos y profesores, que lo utilizan tanto durante las clases como en casa.

El objetivo del colegio al implantar el uso de estos dispositivos es doble: por un lado, aprovechar al máximo el tiempo de trabajo en clase y, por otro, facilitar la relación de trabajo entre el profesor y el alumno, favoreciendo también el trabajo colaborativo entre el alumno y su grupo.

Con el objetivo de familiarizar al alumno con la tableta como herramienta, se imparte formación específica inicial sobre cómo organizar y denominar archivos, agenda, recordatorios y otras aplicaciones y funcionalidades que agilicen su trabajo en el colegio y también en casa. Se parte necesariamente de un uso responsable del dispositivo, para lo que se establece con cada alumno un compromiso previo de uso de acuerdo a unas directrices establecidas, que están al alcance de padres, docentes y alumnos.

El modo de utilizar el iPad en el aula parte de la metodología del Colegio,  que se basa en la enseñanza de tipo argumentativo, lo que significa que el docente despierta el interés por aprender en el alumno formulando al grupo una pregunta abierta cuya respuesta no es automática y debe discutirse en clase.

Formulada la pregunta, el alumno utiliza el iPad durante la clase para buscar y relacionar información, partiendo previamente de una base de conocimientos adquirida. Al no tener que esperar a llegar a casa para poder dar una respuesta, el tiempo de trabajo de todo el grupo se aprovecha notablemente.

La tableta sirve al alumno para obtener información,  pero necesita discriminar qué datos necesita y cuáles no, o qué datos son válidos y fiables de entre toda la información a su alcance.Esta es la verdadera competencia digital que los alumnos van a necesitar al salir del colegio, la que fortalece su pensamiento crítico. 

Durante la clase, la atención al profesor continúa siendo absolutamente prioritaria al uso de la herramienta. El alumno puede tomar notas en su tableta o en papel, pero se le proponen ejercicios en su tableta. El iPad le facilita, por ejemplo, corregir su ejercicio junto a todos sus compañeros en base a la respuesta de uno de ellos que todo el grupo puede ver. El profesor va proponiendo un razonamiento colaborativo y los alumnos funcionan como un equipo, proponiendo respuestas al tiempo que aprenden sobre su propio ejercicio y lo corrigen.

Cada docente puede asignar tareas para casa adjuntando material de apoyo en vídeo o pdf. Esta documentación complementa el material de estudio en los libros o los apuntes del alumno y, por otro lado, obliga a los estudiantes a trabajar desde distintos lugares y con distintas fuentes de información, lo que les enseña a compatibilizarlas progresivamente, lo que se revela como muy necesario para su formación.

Desde el punto de vista docente, el profesor puede recomendar el uso de aplicaciones específicas de apoyo a su asignatura. Asimismo, la herramienta le permite un seguimiento diario del grupo, obteniendo estadísticas que le permiten mejorar determinados aspectos o incidir en otros y obtener una visión detallada de sus clases.

La implantación digital no está exenta de dificultades. La más común es que existe el riesgo, para el alumno, de perder conciencia de la magnitud o globalidad de las tareas que se proponen, al no disponer físicamente de un volumen de papel, aunque se trata de un escollo que se resuelve a medida que los estudiantes se familiarizan con el empleo de la herramienta.

En  todo caso, en los años de experiencia en el colegio, la herramienta se revela como un medio con enormes posibilidades para docente y alumno, muchas de ellas a explorar aún. Por esta razón, además de su uso en las etapas de Secundaria y Bachillerato, desde el pasado curso ha comenzado a emplearse el iPad com herramienta de apoyo en Primaria y los tres primeros cursos de Secundaria (en años anteriores solamente los utilizaba 4º de ESO, además de la etapa de Bachillerato). En esos cursos los alumnos tienen a su disposición carritos cargados de iPads que se emplean puntualmente para actividades o proyectos en los que resulte necesario.