MI PASO POR EL KOLBE | JAVIER PORTELA


Javier Portela, músico, nos explica la importancia del Colegio en su vocación. 

Debería de haber sido de la segunda promoción del Colegio, pero siempre fui un pésimo estudiante y acabé perteneciendo a la cuarta. Si tuviera que resumir mi paso por el Kolbe en dos palabras diría que ha sido una relación intensa, de amor-odio, y en todo caso trascendental para descubrir mi vocación en sentido amplio.

Fue en el colegio donde descubrí que quería dedicarme a la música, gracias sobre todo a  Jose María Álvarez, director del coro, quien no solamente me dijo que cantar se me daba bien y que podía hacerlo, sino que destacaba. Alentando esta capacidad mía y ayudando a mejorarla,  mejoró también mi propia mirada sobre quién era  y para qué valía yo. En aquellos días solo pensaba que era un completo desastre, porque sacaba malas notas, me ponían partes, me castigaban…incluso llegaron a expulsarme del Colegio una semana. Yo creo que tenían dudas de mi inteligencia, hasta que comenzaron a hacerme pruebas y me quedé sin excusas.

La música despierta la creatividad y está unida con muchas capacidades que no son nada evidentes, como las matemáticas, la comprensión oral, los idiomas… Ahora que paso algún tiempo en el colegio cada día cuidando a los pequeños en el comedor, tengo la oportunidad de comprobar cómo la música tiene cada vez más peso en este Colegio, está todo más cuidado. Eso  me entusiasma. Pienso que un colegio que apuesta por la música es un colegio rico.

La pasión por la música me llevó a obtener en tiempo récord el título profesional de canto, y después me gradué en producción musical. Ahora estoy trabajando como nunca para grabar mi primer disco, con trece temas compuestos y cantados por mí y grabados de la mano de uno de los mejores productores musicales de España, que se ha convertido en un amigo. Estoy teniendo la oportunidad de involucrar a algunos amigos más en este proyecto y está siendo muy bonito. Trato de vivirlo día a día y disfrutar al máximo de todo lo que estoy teniendo la suerte de vivir. No pienso si mi disco va a ser un éxito o no, ni hasta dónde llegaré. Sólo sé que se está cumpliendo un sueño y que tenía que intentarlo.

Además de mi vocación profesional como músico, en el Kolbe descubrí mi vocación como marido. María, la mujer con la que me casaré dentro de poco, fue mi compañera de clase la segunda vez que repetí. Está claro que hacía falta…

 

Escucha la música de Javier Portela o síguele en su canal de YouTube.