SECUNDARIA


INTRODUCCIÓN

Educación Secundaria abarca cuatro cursos y es, quizá, la etapa más peculiar de todas, ya que la adolescencia suscita temor y preocupación entre los padres y los adultos en general. Se trata de una etapa en la que se dan muchos cambios (físicos, afectivos, sociales, cognitivos…). Es un momento hermoso del desarrollo de los alumnos pero que obliga a aceptar una separación. Es un periodo de búsqueda de ellos mismos, en el que se debaten entre el niño o la niña que han sido y el hombre o la mujer que van a ser. Es un periodo en el que la vertiente afectiva de la persona se pone de pie y reclama sus derechos, sin percatarse de sus obligaciones. Es una etapa de prueba también para los padres, que deben orientar y respetar al mismo tiempo ese tira y afloja que están sufriendo sus hijos interiormente. Es el momento idóneo para mostrarles con el ejemplo el camino hacia la madurez.

En estas circunstancias, los alumnos deben dar también un paso de gigante en el plano intelectual y volitivo, un salto del pensamiento sintético al analítico y viceversa. Unos años, en definitiva, cruciales, cuyos frutos no son inmediatos.

Profesor con alumnosOBJETIVOS

En Educación Secundaria los alumnos comienzan a tomar conciencia de la riqueza de la realidad en la totalidad de sus factores. Es el momento cumbre de un proceso educativo que iniciaron en Educación Infantil, abriéndose a la realidad que les rodeaba de forma globalizada y a través de los ojos de un tutor que les iba mostrando el camino.

Poco a poco, este conocimiento general se va concretando y diversificando en las distintas áreas (Primaria). Para que esto sea gradual, la figura del tutor confiere unidad a la multiplicidad de aspectos que deben conocer.

En Secundaria se da un paso más: la realidad es conocida desde los distintos enfoques y áreas. Progresivamente los chicos pasan del pensamiento sintético al analítico y del analítico al sintético.

Los objetivos de esta etapa se multiplican y ramifican, aunque no pierden de vista el fin que persiguen y que es el mismo en todas las edades: todas las ramas del saber convergen en la realidad y en la verdad que ésta encierra.

Esto supone distinguir las distintas materias, sin perder el carácter unitario del saber, ya que todas proceden de la misma realidad y se reconocen por hacer un uso idéntico de la razón humana. Damos una importancia capital al lenguaje que, por su propia naturaleza, es fundamental para estructurar la mente, aprender a razonar y para conformar la capacidad de expresión. Dominar el lenguaje supone y a la vez predispone a una madurez personal, a un rigor en el pensamiento que posibilita controlar no sólo los resortes para crecer en conocimientos, sino en la capacidad de análisis, interpretación y juicio de la realidad. Valorar y expresar lo que la realidad les provoca o lo que han aprendido de forma teórica es esencial para interiorizarlo.

MÉTODO EDUCATIVO

En esta etapa, la evaluación, dimensión fundamental de la educación y el aprendizaje, adquiere especial importancia. Sin embargo, es importante resaltar que no es un fin en sí misma, sino que es una herramienta que ilumina los pasos dados y los que quedan por dar. La evaluación tiene como finalidad ayudar a los propios alumnos, a sus padres y al docente a encontrar el punto sobre el que continuar el camino. El trabajo en equipo de los profesores garantiza por encima de todo una unidad de criterio coordinada por la figura del tutor, los responsables de etapa y los jefes de departamento.

En esta etapa, el papel del tutor sigue siendo principal, no ya tanto en clave afectiva, sino en cuanto que representa para los alumnos un referente de coherencia, de autoridad –entendida no como actitud impositiva, sino como prestigio profesional–, de capacidad de comprensión, de guía, de respuesta, de construcción a pesar de los fallos, los obstáculos o los imprevistos que surjan. El tutor representa, al mismo tiempo, la firmeza de criterios y la flexibilidad en las oportunidades.

El tutor representa, al mismo tiempo, la firmeza de criterios y la flexibilidad en las oportunidades.

Con respecto a la figura del profesor, su tarea es disciplinar la curiosidad del alumno fomentando el interés por aquellas materias que de forma espontánea no despiertan su atención, encaminándole a una actitud de indagación sistemática.

En definitiva, en esta etapa de Educación Secundaria lo que buscamos es desarrollar en nuestros alumnos un método de estudio basado en la responsabilidad personal, en la planificación y la programación del trabajo, en la autonomía, en el sentido crítico y en el desarrollo de la libertad como adhesión al bien.

En Secundaria aprender comporta un esfuerzo, un sacrificio, pero también una recompensa y una satisfacción.

El horizonte se sitúa en aplicar ese hábito y forma de trabajar a las distintas disciplinas ya que cada una de ellas requiere un sistema y un lenguaje distinto, determinado por la naturaleza específica del objeto de estudio. Cada materia impone un modo de abordarla.

Viaje LondresEn este acercamiento al objeto del conocimiento, se plantean los viajes educativos como una herramienta de trabajo de gran calado, ya que son el momento privilegiado para comprobar que todo lo que estudian en las distintas asignaturas parte y desemboca en la realidad que es única; es decir, favorecen la interdisciplinariedad como unidad del saber.

Para los alumnos estas salidas son el paradigma, el experimento más vivo y palpable con el que comprobar la veracidad de lo aprendido.

Además, en estos viajes los alumnos descubren que la realidad puede ser conocida directamente o a través del testimonio y la sabiduría de otros que les han precedido en el tiempo y que han cosechado una autoridad moral por ajustarse a la realidad que han conocido directamente. Por eso, otro de los beneficios de estas salidas es que se acrecienta en los alumnos la autoridad y la confianza en el saber ajeno recopilado en los libros, explicaciones, edificios, técnicas, escritos… En definitiva, en la cultura acumulada a través de los siglos.

Esta experiencia se ve potenciada por el hecho de que son momentos intensos vividos conjuntamente. Conocer lo que nos rodea y descubrir todas las cosas fascinantes de la vida con el resto de la clase es una experiencia difícil de olvidar. La belleza es para compartirla, su disfrute se multiplica cuando se comparte con los amigos y compañeros; porque el conocimiento es personal, pero no solitario.

ITINERARIOS DE 4º ESO PARA EL CURSO 2015-2016 

  • ITINERARIO A: Descargar solicitud
    • Opción 1: Física y Química, Biología y Geología, Alemán.
    • Opción 2: Física y Química, Biología y Geología, Ed. Plástica y visual.
  • ITINERARIO B: Descargar solicitud
    • Opción 3: Música, Biología y Geología, Ed. Plástica y visual.
    • Opción 4: Música, Biología y Geología, Ed. Plástica y visual.