Archivo Categorías : NOTICIAS


NUESTRA VISIÓN DE “LAS MENINAS” DE BUERO VALLEJO.

Mónica Fúster y Marina del Río nos hablan del vídeo que han creado sobre la obra Las Meninas, de Buero Vallejo.

Somos alumnas de Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales. Pasamos mucho tiempo juntas porque hemos estado yendo a estudiar todo el curso a la biblioteca del pueblo. En clase de Lengua Castellana y Literatura hemos estado trabajando un drama histórico de Antonio Buero Vallejo llamado Las Meninas. Mientras lo leíamos, comentamos lo mucho que nos había transmitido la obra, y sobre todo la explicación que nuestra profesora, Eva, nos daba de lo que el autor quería expresar con ella.

Investigando sobre Buero Vallejo en Internet encontramos un vídeo sobre una obra suya Historia de una escalera, hecho por unos alumnos de Bachillerato de otro colegio.

Dado que a una nosotras se le da muy bien todo lo audiovisual y a otra la literatura, nos propusimos juntarnos para hacer un vídeo que sintetizase lo que nos había gustado de todo lo que habíamos aprendido sobre “Las Meninas”. Lo hicimos por amor a la obra, sobre todo, no porque nos lo hubieran mandado o fuese a contar algo para nota: ¡No queríamos irnos del Colegio sin haber hecho algo así!

Le propusimos el trabajo a Eva y también a José Luis, el profesor de Cultura Audiovisual, para que nos diesen algunos consejos. Este es el resultado, y más abajo, unas pautas para entenderlo mejor:

El vídeo pretende expresar con imágenes lo que Buero Vallejo recoge en una escena concreta de Las Meninas, donde la Infanta Margarita acude a Velázquez, su amigo y confidente, para preguntarle por la verdad respecto a su padre.

Los recursos que hemos empleado son:

  1. La luz: simboliza la verdad. Gracias al time lapse, podemos ver el paso de la oscuridad al amanecer, como expresión de la verdad que se va desentrañando a medida que avanza la conversación de la Infanta y Velázquez.
  2. El túnel tiene que ver con el recorrido por el que la persona atraviesa en la búsqueda de la verdad, que es oscuro pero con una esperanza final que nos mantiene caminando.
  3. Las ramas simbolizan todo lo que no nos deja ver la verdad, esa búsqueda agitada, agobiante, exigente, como la de la Infanta María Teresa.
  4. La niña y el chico. Queremos expresar cómo un adulto acompaña a una niña que ha ido creciendo poco a poco, y es sincero con ella. El momento en el que la niña se sube al banco expresa cómo ella es incluso más valiente que el adulto en la búsqueda, porque a veces el adulto no quiere ver la realidad que tiene delante. María Teresa cree que lo correcto es enfrentarse a la realidad (quiere saber si su padre ha tenido más hijos que ella, porque lo ha oído en la Corte). Velázquez no quiere ser sincero con ella porque hay una evidente diferencia de status social y él asume un riesgo.
  5. Los ojos: símbolo de la apertura a la verdad. La Infanta expresa cómo en la Corte le cierran los ojos porque no quieren que vea la verdad, y es ahí cuando Velázquez, conmovido, se la dice, confirmando los rumores.
  6. El abrazo: es un símbolo de la relación entre ellos dos. Buero narra cómo María Teresa admira y confía en Velázquez como en un padre. Le ve un hombre de verdad y no un niño como otros adultos.
  7. Nuestros compañeros de clase: a pesar de la visión un poco pesimista del hombre, Buero no pierde su fe en la humanidad.La imagen de nuestros compañeros de clase primero serios y luego riendo quiere expresar que a pesar de que el hombre es imperfecto y egoísta, como expresa Buero, siempre tiene dentro algo que le hace valioso.
  8. La niña señalando al espectador plantea un desafío al espectador. ¿Te atreves a buscar la verdad?

En resumen, estamos muy agradecidas a Eva por habernos transmitido lo que Buero Vallejo quería expresar con esta obra.

 


SI NO YO Y AHORA, QUIÉN Y CUÁNDO

Inés Lens, alumna de Bachillerato, nos resume la conferencia de Adriano Dell’Asta.

El pasado viernes 1 de noviembre de 2017, con motivo de la celebración el pasado 7 de noviembre del centenario de la Revolución rusa, los alumnos del colegio tuvimos la oportunidad de acudir a una conferencia de Adriano Dell´Asta.

El experto y enamorado de la historia de Rusia supo transmitir y provocar en nosotros cómo los responsables de este acontecimiento no eran muy distintos a nosotros y sencillamente soñaban con un cambio, una revolución; soñaban con un mundo mejor. Era un sueño muy normal, ¿quién de nosotros no sueña con un mundo mejor?

Rusia en aquel entonces era un país en vías de desarrollo, incluso retrasado en ciertos aspectos con respecto al resto de Europa. Ante esta situación las instituciones no conseguían responder a este deseo. Ni el gobierno ni nadie sabía cómo actuar ante esta inquietud de querer construir un mundo mejor. Además, durante este periodo se hicieron especialmente evidentes los ataques terroristas, que no eran distintos de los que los europeos de hoy estamos viviendo. En este ambiente comienzan a surgir también grupos marxistas, una ideología que, frente a este vacío, se siente como en casa. Adriano llega incluso a afirmar que el marxismo es en su esencia una forma de ateísmo que para vencer debe destruir la realidad, una realidad que constantemente apela a Dios. Rusia seguía siendo cristiana, todos iban a misa, pero por inercia. La Iglesia no era capaz de hacer entender por qué esta forma de vida era mejor.  Adriano lo explica de esta forma: “la Iglesia te enseñaba a vivir el cielo, pero no la tierra”.

El deseo de revolución era entendible, era bueno y estaba justificado, sin embargo, el mundo no se puede sustituir por una idea que pretende ser mejor que la realidad misma, justificando así que la realidad se elimine.

Este fue el problema de la revolución marxista, que supuso traicionar el propio sueño de revolución, pues estaba hecha de una idea que quería negar la realidad y que no respetaba la libertad. Este nuevo mundo en paz que se construye después de la guerra civil supuso una negación y destrucción de la realidad, se convirtió en un mundo desastroso dominado por la hambruna y la muerte, un mundo donde el corazón y la libertad del hombre quedaron aplastados. La idea era más importante que la realidad, en su nombre se podía incluso hasta matar.

Sin embargo, Adriano destacaba que lo bonito e impresionante de estos acontecimientos es cómo la gente ha sido capaz de resistir. Llegó a contar hasta cuatro ejemplos de personas que habían sido capaces de resistir. Él mismo los llamaba los “sacrificios victoriosos” de Madre María, San Maximiliano Kolbe, Berdiaev o Susana, entre otras muchas personas. En este contexto – nos decía – no es necesario hacer grandes cosas,

a algunos se les pide dar la vida, como a alguno de los mencionados previamente, pero a otros se nos piden cosas sencillas como estudiar o hacer bien nuestro trabajo; es lo mismo, no existe diferencia.

Esto es lo que hace falta tener, un punto de vista que constantemente te ponga delante de la realidad que no pueda ser reducido por las ideas, un deseo de infinito que te hace saber que se podía y se puede vencer frente a cualquier ideología.

Además, Adriano terminaba con una frase provocadora que nos incita a vivir nuestra libertad en cada momento, para no dejarnos llevar por ideologías que se alejan de la realidad.“Si no yo y ahora, quién y cuándo”, esta era era la frase. Si no soy yo quien vive en primera persona, si no soy libre, quién y cuándo lo será.


MI PASO POR EL KOLBE | MARÍA SERRANO

María Serrano, redactora de la revista TELVA y antigua alumna del Colegio, nos habla de su paso por el Kolbe. 

Aunque suene a cliché, a la hora de preguntarme qué quería hacer con mi vida, a qué le quería dedicar mi tiempo y mis (pocos) talentos, siempre tuve clara una cosa: quería contribuir a hacer de este mundo algo mejor. No en el sentido vanidoso de querer dejar huella, sino en el de darme a los demás, de que todo lo que hiciera cobrara un sentido último en la relación con los que me rodeaban.

Cuando llegué al Colegio Kolbe, en 4º de la ESO, atravesábamos todos una edad difícil en la que parecía que cada decisión que tomáramos sería determinante en nuestro futuro. En parte lo fue, y en parte no:
Gracias a algunos de los profesores que encontré en el camino, pude entender que el primer paso para saber qué hacer era saber quién era. Y esta diferencia esencial, que el ser es más importante que el saber, la aprendí en la relación con unos profesionales (hoy, amigos) más interesados en mi desarrollo personal que en las notas que sacara (que, por otro lado, fueron siempre buenas gracias a ellos).
También me enseñaron que para juzgar las cosas y tomar decisiones hay que partir de la realidad, y en relación con el futuro profesional había dos realidades que yo no me podía saltar: lo que me gustaba (mis inclinaciones) y lo que se me daba bien (mis talentos). Siempre he sentido una curiosidad insaciable y un interés desbocado por el mundo, por la actualidad y por entender lo que sucede. A la vez, comunicar (especialmente a través de la escritura) era algo que yo veía -y que mis profesores destacaban- que hacía naturalmente bien, así que tomé una decisión: la de ser periodista.
Gané el Premio Extraordinario de Bachillerato y entré en la universidad con una beca que me permitió empezar a trabajar desde el primer año, buscando siempre la noticia para darle a la gente información veraz. Porque sólo conociendo la realidad se puede ser realmente libre. Después de trabajar tres años en La Razón trabajé un año en el departamento de Comunicación del Colegio Kolbe, para devolver a los alumnos algo de la belleza que yo había encontrado allí. En la actualidad escribo reportajes en la revista Telva, un trabajo que me lleva a conocer destinos y personas fascinantes, además de colaborar con otros medios. Y en mi vocación periodística de hoy veo claramente la huella del Kolbe, en especial a la hora de entender la apasionante aventura que es vivir.

RETORNO | CD DEL CORO

El regalo perfecto para estas Navidades y se puede adquirir en el propio colegio.

Estas Navidades, el Coro Maximiliano Kolbe lanza su primer CD, ‘Retorno’, un disco de villancicos iberoamericanos que comprende piezas del s. XVI al s. XX. El coro lleva más de un año preparándolo. A lo largo de este tiempo, casi 60 personas, entre alumnos, profesores y padres, han participado en su grabación.

Con José María Álvarez, el director del coro, a la cabeza, este disco incluye obras de 9 países y muestra la influencia musical mutua que se ha producido a lo largo de tantos siglos entre España y Latinoamérica.

El coro, con seis años de vida y numerosos premios en su carrera, se encuentra inmerso en la promoción del CD. Para ello ha confeccionado una extensa agenda navideña que incluye conciertos en Casa de América, Conde Duque y presentaciones para la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Villanueva de la Cañada, entre otros.

IMG_4284


EL CORO MAXIMILIANO KOLBE, GANADOR DEL CONCURSO NACIONAL DE COROS ESCOLARES

El pasado viernes, 12 de junio, tuvo lugar la final del II Concurso Nacional de Coros Escolares, organizado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en el Auditorio Nacional de Madrid. El Coro Maximiliano Kolbe llegaba a la final por segundo año consecutivo (ha obtenido plaza en ella los dos años que se ha celebrado) y no defraudó: en esta ocasión se alzó con el primer premio del Certamen de su modalidad (coros de Secundaria), compartiendo el galardón con el Coro Las Veredas, el otro coro que participaba en esta categoría y que firmó una gran actuación.

Para la ocasión, se habían presentado al certamen casi 30 coros de toda España que compitieron en las tres categorías existentes, dándole un alto nivel artístico a esta edición.

13

El maestro José María Álvarez, como es habitual, presentaba un programa de cuatro piezas complicado y bien balanceado: en primer lugar, la pieza obligada del concurso, Dime robadora, del Cancionero de Upsala. La primera de las de libre elección fue La sombra de mi alma, con texto de Federico García Lorca y música de Adelino Barrio, quien estuvo presente en la sala. Esta pieza posee un valor muy especial para el coro pues fue la pieza obligada del último Certamen de Coros Escolares de la Comunidad de Madrid, donde el Coro Maximiliano Kolbe se alzó también con la victoria el pasado mes de marzo. Esta moderna obra constituye todo un reto musical por estar repleta de disonancias y cambios de tempo, así como de indicaciones expresivas del autor que la convertían en algo sumamente delicado de interpretar. Esto no pasó inadvertido ni al jurado, ni al público, ni al resto de los coros, ni al propio autor, que allí mismo volvió a felicitar al grupo por su actuación ejemplar.

A continuación, The Battle of Jericho, arreglo del gran Moses Hogan, un negro espiritual de gran dificultad pues está escrito para nada menos que ocho voces. Se cerró la actuación con Chan Chan, un son cubano que le dio un increíble sabor a la actuación. De gran complejidad igualmente por los ritmos asincopados y con varios divisis en cada cuerda, esta pieza valió la Mención de Honor al solista, Juan Monsalve, por la calidad vocal e interpretativa de su solo al final de la obra, sombrero en mano, y que se paseó con gran soltura por el escenario. Para la ocasión, Monsalve había preparado su propia versión del solo, haciéndolo suyo, y eso tuvo recompensa.

Este premio consagra al Coro Maximiliano Kolbe en el “olimpo” de los coros juveniles de nuestro país, pues en sólo seis años, desde su creación, y de la mano de Álvarez, ha cosechado cuatro primeros premios en el Certamen de Coros Escolares de la CAM, un segundo premio en el Certamen Nacional, y este primer premio en dicho concurso, todo un ejemplo de trabajo duro, entrega e ilusión.


ECOALF

Con motivo de la Science Fair que se celebra en el Colegio Internacional Kolbe los días 11 y 12 de mayo, los alumnos de 6º de Primaria se han trasladado hasta las oficinas centrales de la firma de moda sostenible ECOALF para entrevistar a su presidente y fundador, Javier Goyeneche. La totalidad de los productos de ECOALF, que se centran en la ropa, el calzado y los complementos, está realizada a partir de elementos desechados tales como las botellas de plástico, las redes de pesca o los posos de café. Ecoalf ha conseguido así convertirse no sólo en la empresa puntera dentro de la moda sostenible, sino que ha encontrado su nicho en la industria general, aumentando la concienciación sobre el uso indiscriminado de los limitados recursos naturales del planeta y convirtiéndose en la abandera del reciclaje y el consumo responsable.

ECOALF