Archivo Categorías : Blog


EDITORIAL ENERO

Clara Fontana, Directora Académica del Colegio, nos habla de la importancia de la cohesión del personal docente.

Si tuviera que describir en una palabra lo que más caracteriza la forma de trabajo del personal docente elegiría esta: cohesión. Dice la R.A.E. que cohesión es “el efecto de adherirse las cosas”. Estar pegados, en resumen, que, en nuestro caso, no es por asimilación acrítica con lo que hace quien tenemos cerca, sino por una tendencia permanente a un criterio común que amplifica nuestra mirada y nos hace mayores de lo que somos.

La cohesión didáctica implica compartir, lo que en la jerga escolar se llama coordinación. Esta coordinación en muchos colegios e institutos se reduce a una toma de acuerdos o un reparto de tareas, lo cual no es poco.

Nosotros llevamos a cabo algo más, compartimos y discutimos objetivos educativos, criterios didácticos y, ¿cómo no?, criterios de evaluación. Este trabajo no va en menoscabo de la libertad de cada uno (la famosa “libertad de cátedra”), sino que la exalta, pues pone en el punto de mira constantemente la mejora de nuestra práctica docente de una forma comunitaria. Además, nos ayuda a identificarnos con las razones del otro por lo que la toma de decisiones se hace en común, con una intención de verificar la eficacia e idoneidad de las mismas.

La cohesión de todo nuestro equipo docente implica, necesariamente, un tiempo de coordinación a distintos niveles.

En el plano vertical, de abajo a arriba, es muy importante plantearse cómo secuenciar de forma adecuada la enseñanza de las grandes áreas (lengua, matemáticas, inglés), además de dar una continuidad a la metodología y los objetivos educativos desde Infantil hasta Bachillerato. Para ello, los que llamamos “departamentos didácticos” (Humanidades y Ciencias Sociales, Ciencias y Matemáticas y Lenguas Extranjeras), compuestos por los profesores de cada ámbito, se reúnen semanalmente en Secundaria y quincenalmente en Primaria. Un ejemplo de este trabajo es el de la evaluación de los alumnos, uno de los parámetros de calidad educativa que se miden a la hora de certificar un centro educativo y que nos permite ser objetivos y medir la calidad de nuestro trabajo. En la práctica, un equipo cohesionado, compuesto por profesores de la misma materia, debería ser capaz de corregir de la misma forma un mismo examen, y asignar la misma puntuación, décimas arriba o abajo. Nosotros lo hacemos para autoevaluar nuestra coherencia y revisar nuestros criterios si  detectamos divergencias. Ello no es obstáculo para que a la hora de evaluar se mire la realidad de cada niño, pues lo que en uno es un enorme progreso, en otro es un paso pequeño. A esto también nos acompañamos, con la inestimable ayuda del Departamento de Orientación.

Además, los profesores y coordinadores de Infantil, Primaria y Secundaria tienen reuniones periódicas en común donde abordan la transición de una etapa a otra en lo que respecta a la metodología y otros aspectos más transversales: método de estudio, expresión oral y escrita, fomento de la lectura, etc…

El espíritu de esta coordinación es comunicarnos por qué hacemos las cosas

y tomar decisiones comunes basadas siempre en criterios fundamentales.

De forma horizontal, todos los profesores participan cada semana en reuniones de etapa – y de ciclo en el caso de Primaria – donde atendemos a la realidad de cada momento evolutivo, aterrizando en qué contenidos concretos queremos enseñar y cómo lo hacemos, además de evaluarse a cada niño de forma colegiada. Esta práctica de las “juntas de evaluación”, exigida por ley, es la más adecuada porque implica una mirada global al alumno que es imprescindible. No se mide su rendimiento académico por materias de forma aislada, sino que se ponen sobre la mesa aspectos que nos hacen valorar su rendimiento en su conjunto, compartiendo información que puede afectar a todas las áreas de distinta forma y ajustándonos a la realidad concreta de cada niño. Por otra parte, en estas reuniones horizontales se programan objetivos comunes, se plantean aspectos formativos del profesorado, se presentan novedades en cuanto al material didáctico de apoyo, se planifican eventos y se comparten experiencias didácticas y educativas significativas.

Por último, de forma trimestral, tienen lugar las Comisiones de Coordinación Pedagógica (C.C.P.), un diálogo abierto entre todos los representantes de etapa donde se tratan aspectos relativos a las líneas maestras del Colegio. No se trata de una reunión de tipo práctico, sino de una revisión de los aspectos que nos hacen quienes somos: nuestros valores, proyectos, planteamiento educativo de fondo, siempre ante la realidad que nos está tocando vivir. Estas reuniones hacen que nuestro proyecto educativo esté vivo y se actualice cada vez. Cada tres o cuatro años, además, y como colofón de este trabajo, nos reunimos en un Congreso de Educación para reflexionar sobre lo que aportamos como Colegio dentro del panorama educativo actual. Este trabajo “hacia fuera” lo llevamos a cabo en grupos más reducidos con profesores de otros colegios que comparten nuestro planteamiento educativo. En el próximo, que se ha convocado para el mes de abril, por ejemplo, haremos una revisión de fondo sobre el tema de la transmisión de la cultura en España y pondremos en común experiencias de educación de la razón y educación en la experiencia.


LAS RANAS Y EL AGUA: EXPERIMENTO CIENTÍFICO

Pía Andreo nos cuenta cómo las ranas han descubierto las propiedades del agua experimentado las fases del método científico.

En 2º curso de Infantil, (ranas) hemos trabajado durante dos meses sobre el agua, un proyecto que surge tras una conversación sobre lo mucho que nos gusta bañarnos en la piscina y la playa durante el verano. Para ayudar a las ranas a saber más cosas sobre el agua  y comprender sus propiedades, planteamos un proyecto científico en el que atravesamos las siguientes fases:

  1. Observación de los hechos
  2. Descubrimiento de problemas
  3. Enunciado de hipótesis
  4. Búsqueda de información y documentación
  5. Verificación experimental
  6. Práctica de ensayo y error
  7. Extracción de conclusiones
  8. Discusión colectiva

Este planteamiento, que a priori nos puede resultar de “adultos”, es en realidad muy de niños, ya que responde totalmente a su forma de ser, de mirar, de sorprenderse y de pensar. Lo primero que hicimos fue provocar situaciones donde los niños experimentasen con el agua y a raíz de ahí fueron surgiendo de forma completamente natural las discusiones, los razonamientos y la hipótesis. La mayor grandeza es que perciben que el agua es un “don” recibido de Alguien que nos quiere desde el Cielo.

Por supuesto, los padres nos ayudaron a buscar información, colaborando con fotos y materiales relacionados con el proyecto.

A continuación podéis verlo y disfrutarlo casi como ellos, a través de las fotos y el proceso que describimos a continuación:

Todo empezó con una sencilla pregunta: ¿de qué color es el agua?

 

En definitiva, verificamos que se aprende y se disfruta más aún si se usa la razón. El uso de la razón se pone fácilmente en marcha cuando se enciende el motor de la curiosidad y la pregunta por las cosas. En definitiva, cuando sale a flote el deseo a través de la motivación. El asombro y el deseo llevan infaliblemente al conocimiento.


WONDER O LA FUERZA DE ATRAER CON EL CORAZÓN

Gurutze Andéchaga y Patricia Fernández, orientadoras del Colegio, nos hablan sobre la película Wonder

La película Wonder, basada en el libro La lección de August, de R.J. Palacio, nos presenta a August Pullman, un niño nacido con malformaciones faciales que físicamente llama mucho la atención. Auggie, como le llaman familiarmente, se enfrenta por primera vez al colegio tras haber sido educado en casa por su madre. La historia analiza cómo él y los personajes de su entorno (su familia y dos amigos) afrontan esta nueva situación: un mismo hecho se va narrando desde la mirada de distintas personas.

En EEUU, La lección de August se ha convertido en una lectura escolar obligada para niños de 8 a 12 años y lleva un año como número 1 de la lista de libros infantiles más vendidos.

La historia tiene un propósito educativo muy claro. Pone de manifiesto que las apariencias engañan y que uno debe ir al fondo de la persona. Por esta razón y todo lo que comentaremos a continuación, sin ánimo de estropear el desenlace de la trama, nos parece interesante recomendar el filme a padres y a alumnos del Colegio para que la vean juntos y sea oportunidad sincera de diálogo. Os aseguramos que no deja indiferente.

La película analiza la situación de la integración de Auggie en la escuela desde su propio punto de vista, el de su madre, su padre, su única hermana, una amiga de esta y el mejor amigo de Auggie.

Todos estos personajes, como cada uno de nosotros en la vida, aunque estemos aparentemente bien, estamos librando una batalla: la batalla por hacer amigos del protagonista, el miedo de su madre ante la decisión que toma, la necesidad de la hermana de sentirse mirada tras vivir desplazada por la atención a Auggie, la carencia afectiva de Miranda, la mejor amiga de la hermana…todas estas luchas son comparables a las batallas del espectador, y ese es, en gran medida, lo que hace que esta película sea un éxito. 

Como se dice en la película:

” Sé amable pues toda persona con quien te encuentras está librando una dura batalla” . Ian MacLaren.

“Cuando puedas elegir entre tener razón y ser amable, elige ser amable”. Dr. Wayne Dyer.

“Todo el mundo debería recibir una ovación del público puesto en pie al menos una vez en la vida, porque todos vencemos al mundo”. August Pullman.

La película nos presenta en Auggie a un protagonista ideal, poco parecido a los que nos solemos encontrar en los colegios. Se trata de un niño que, salvo por una discapacidad física muy visible, es normal e incluso brillante en otras áreas. La realidad que se suele dar en los colegios son niños con más dificultad para relacionarse, con baja autoestima y dificultades para conseguir los objetivos que se les pide. No es casual que la discapacidad que plantea la historia sea sólo física, ya que para el espectador niño es muy fácil de entender. Auggie es el retrato de un niño modelo, ya que la película busca plantear una referencia de bondad, capacidad de vencer la adversidad y madurez. Sus padres son también una referencia como apoyo: le acompañan y le ayudan en su adaptación al mundo.

Tal como comprobamos con los niños más especiales en nuestro Colegio, la película plantea cómo su mera presencia supone un bien respecto a su entorno familiar y escolar. Hay una diferencia sustancial entre la clase que tiene un niño al que hay que integrar y la que no lo tiene, como dice Patricia Fernández en este vídeo.

La integración es siempre progresiva, porque todos necesitamos un tiempo para adaptarnos a lo nuevo y desconocido. Al principio se da una situación donde la mayoría de los niños siente rechazo, lo que favorece (en la película) una situación de acoso escolar, pero con el tiempo, la mayoría va cambiando. Wonder no muestra solo al niño agredido sino que explica el entorno de cada uno de los perfiles que nos encontramos, mostrando las motivaciones particulares de cada uno. En conclusión, la integración se revela como un bien para el  niño y para su familia, pero también para otros niños y sus familias.

En la película, Auggie se incorpora a 5º de Primaria, un momento donde las elecciones de los niños y las compañías es vital. La película nos plantea a todos: ¿qué elegimos ser cada día? ¿Qué cosas queremos que nos determinen como personas? Cada uno de nosotros, cada día, tenemos oportunidades para decidir qué queremos ser y qué queremos que nos determine.

” – Pero el mejor modo de medir lo que habeis crecido no es por centímetros ni por el numero de vueltas que podéis correr alrededor del circuito, ni siquiera por vuestra nota media…, aunque son cosas importantes, claro está. Se mide por lo que habéis hecho con vuestro tiempo, por cómo habéis elegido pasar vuestros días y con quién os habéis juntado este año. Para mí, esa es la mejor manera de medir el éxito.

– Hay una frase maravillosa en un libro de JM Barrie (…) titulado El Pajarito Blanco (…) “¿Podríamos hacer una nueva regla: intentar siempre ser más amables de lo necesario?”

 

(Extracto del discurso final del Director de la escuela, Mr. Traseronian)

 

Hay una frase de Beecher, en La Lección de August (el libro), que resume muy bien la esencia de lo que se quiere transmitir: ” La grandeza no está en ser fuerte, sino en el buen uso de la fuerza. El más grande es aquel cuya fuerza conquista más corazones con la atracción del suyo propio”. Lo que nos gusta de esta frase es que nos cuestiona qué es lo que hace que un corazón conquiste a otro. No depende de la capacidad de cada uno, sino de la elección que tenemos cada día de cómo relacionarnos con la gente que nos rodea, y, aunque nos equivoquemos, tener la oportunidad de poder empezar de nuevo.

Aprovechando que Wonder sigue en cartelera, os animamos a que vayáis y comentéis con vuestros hijos qué han visto ellos y con qué se quedan. ¿Qué les ha parecido importante de la película? ¿Cómo se moverían ellos ante situaciones injustas como las que se plantean? ¿Qué situaciones similares se les han dado en clase? ¿Por qué creen que cada uno de los personajes reaccionan como lo hacen? ¿De qué otras maneras podrían reaccionar? ¿Creen que Auggie es feliz? ¿Por qué?

 


NUEVO PROGRAMA DE ORIENTACIÓN PROFESIONAL 4ºESO+EMPRESA

Hablamos con María Pampyn, orientadora del Colegio, sobre el nuevo programa de orientación profesional 4ºESO+Empresa

¿Qué es 4º ESO +Empresa?

4ºESO + Empresa es un programa educativo de la Comunidad de Madrid en el que participan los alumnos de 4º de Secundaria. Se trata de una estancia educativa de 3 a 5 días para los alumnos, que enriquece su formación y les acerca a la realidad del mundo laboral de tal forma que, cuando llegue el momento de tomar una decisión sobre qué carrera estudiar, estén más informados para que la decisión sea buena.

¿Por qué estamos implantando este programa en el Kolbe?

Lo estamos implantando porque nos parece necesario ofrecer a los alumnos un primer contacto con el mundo laboral que les ayude para posteriormente orientar su camino académico profesional, partiendo de la propia experiencia.

Desde nuestros comienzos, ofrecemos unas jornadas de orientación vocacional dirigidas a alumnos de 1º de Bachillerato, compuestas por una mesa redonda con profesionales de largo recorrido y otra con universitarios. Las jornadas finalizan en una estancia educativa en una empresa. Cada año hemos podido comprobar cómo el contacto del alumno con la realidad laboral contribuye a mejorar su rendimiento escolar, su forma de estar en clase. Al experimentar de primera mano la realidad del entorno profesional, los alumnos comprueban cómo son de importantes algunos aspectos en los que les hemos insistido desde casa y el Colegio: la importancia de los idiomas, de la puntualidad, de la responsabilidad personal…y, como resultado, algunos vuelven de esta experiencia ilusionados con un trabajo sobre el que tenían grandes expectativas, y otros habiendo comprobado que aquello que les atraía no era en realidad tan apasionante.

Desde este curso, el programa 4ºESO+Empresa nos da la posibilidad de adelantar este contacto con el mundo profesional un curso, y realizar una práctica algo más larga, de 3 días: este año será del 19 al 22 de marzo. Por otro lado, es el propio alumno con ayuda de sus padres y profesores el que elige la empresa a la que quiere optar, lo que contribuye a que él mismo se ponga en movimiento para conseguir conocer la empresa que quiere. Esto persigue desarrollar su iniciativa y responsabilidad, que, especialmente en esta edad, son aspectos educativos muy importantes.

¿Pueden optar todos los alumnos que lo deseen? 

Sí, el programa es voluntario, pero desde el Colegio lo proponemos como algo bueno para todos, que les motiva y les dota de algunas destrezas que le ayudarán cara al mundo laboral.

¿Qué hay que hacer para participar?

Para participar, cada alumno debe buscar en qué empresa concreta querría hacer la práctica. Los padres, como tutores legales, deben firmar un consentimiento y apoyar su decisión ayudándole de acuerdo a sus intereses. Es el alumno quien debe llamar a la empresa con el apoyo de sus padres, y después de ponerse el Colegio en contacto con la empresa que eligen llevan un compromiso escrito que firman ambas partes. En el caso de algunas empresas con las que la Comunidad de Madrid tiene convenios firmados, el Colegio interviene también. En la web del Colegio está colgada toda la documentación que hay que aportar, se puede ver aquí.

¿Qué tipo de actividades desarrollan los alumnos durante su estancia en la empresa?

Los estudiantes viven una inmersión en un entorno de trabajo adulto siendo tratados como un empleado más, aprendiendo sobre el mundo laboral y posibilitando una elección de su futuro profesional más acorde con sus expectativas. Observan el trabajo que desarrollan otros, visitan las instalaciones de la empresa, pueden estudiar documentación concreta, recibir formación, realizar entrevistas o encuestas, etc…

¿Qué papel tiene la familia en este programa?

La familia puede ayudar a su hijo a elegir y buscar el lugar donde realizará las prácticas, recordándole  que no se trata de una elección definitiva de estudios o trabajos posteriores y respetando su iniciativa y libertad. Como conocedores de las destrezas y habilidades de sus hijos, los padres pueden ayudar a orientarles sobre el tipo de empresa donde podría desarrollarlas mejor. Igualmente, es necesario comentar con él/ella cuáles son sus expectativas en torno al trabajo que quieren desempeñar.

¿Cómo se apoya al alumno desde el Colegio?

El Colegio ofrece apoyo a los alumnos a través de un grupo de cinco profesores que hacen seguimiento del proceso en cada caso y explican o coordinan lo necesario para hacer efectiva la práctica. En el caso de las empresas acogidas a un procedimiento especial, se contacta con ellas desde el Colegio.  Para todos los casos, durante la estancia en la empresa el Colegio ofrece a sus alumnos la cobertura del seguro escolar.

Testimonio de Cristina, una antigua alumna del Colegio

Seis años después de su paso por las jornadas de orientación profesional del Colegio, en las que los alumnos pudieron visitar un hospital de la mano de Adela, una profesional de enfermería, Cristina escribió a Adela lo siguiente. Lo recogemos porque expresa bien cómo el contacto con la realidad profesional puede llegar a determinar la vocación futura.

“Adela, soy Cristina, ex alumna del Colegio Kolbe. Un día, hace seis años, el Colegio te propuso que te fuéramos a ver un grupo al hospital donde trabajabas, como parte de unas jornadas de orientación profesional. Tú nos contaste a lo que te dedicabas, qué era la enfermería y nos diste una vuelta por el hospital. No sé si lo recuerdas. Te escribo para darte las gracias porque ese día despertaste en mí ese algo que condujo mi vida y me convirtió en lo que soy hoy.

Vídeo de TVE sobre el Programa 4ºESO+Empresa

 


EDITORIAL NAVIDAD | STEFANO MOTTA

El capellán del Colegio Kolbe, Stefano Motta, nos escribe sobre el sentido de la Navidad

Verdaderamente vivimos en una época extraña.  Personas muy inteligentes y cultas describen aspectos de nuestra época con algunos términos muy potentes: “sociedad líquida”,  “hombre light”, “narcisismo”, “relativismo”.

No sé comprender hasta el fondo todos estos términos: a lo mejor hacen falta años de estudios de filosofía, de sociología y no sé qué más.  Pero algo sí se entiende, sobre todo si contrastamos estas expresiones tan plásticas con lo que vemos a diario: nuestra época tiene una herida. O, mejor dicho, el hombre de nuestra época, en nuestro contexto cultural y social, está herido.

Esta herida se oculta detrás de nuestra autosuficiencia, de nuestra presunta capacidad de arreglarnos la vida, de hacer consistir nuestro valor en lo que podemos hacer y realizar.

Pero la mayoría de las personas con que tengo trato – y yo – es muy frágil, a menudo incapaz de fidelidad, víctima de sus antojos, esclava de su instintividad. Y tiene sed. Tiene una necesidad muy grande de verdad, de amor, de certezas, de estabilidad.

Lo que celebramos en Navidad desafía de manera casi descarada esta fragilidad contemporánea: Dios se hace niño.

Un bebé nace. Es difícil pensar en algo más objetivo, algo que impulse con tanta fuerza a cada hombre a salir de si como para acudir a un pequeño ser que llora, que tiene hambre, que necesita nuestro amor, nuestro afecto. Tan pequeño e indefenso que depende totalmente de nuestra respuesta a su presencia necesitada.

Una madre puede permitirse ser narcisista (o relativista, o light, o líquida, si queremos) solo a ratos. Si su niño llora o tiene hambre, tiene que levantarse y darle el pecho. Punto. No existen interpretaciones ni atajos: si no lo hace el niño muere. Y este niño está. No depende de mi deseo. Existe. Noche tras noche hace falta cuidarlo, año tras año.

Dijo Chesterton que en el Nacimiento hay «algo que, aun a los más endurecidos corazones, traiciona con una irresistible atracción hacia el bien … Algo que es todo lo que hay en nosotros de ternura eterna. Algo que es la palabra rota y la razón perdida, que se concretan y se hacen positivas. Algo por lo que los reyes exóticos llegaron de un país lejano y por lo que los pastores dejaron sus correrías por la montaña, y por lo que la noche y la caverna imperaron solas, recibiendo algo que era más humano que la Humanidad misma.[1]». Algo tan bello que nos distrae de nosotros mismos para atraernos hacia un punto de luz que está fuera, que es otro.

En Navidad podemos contemplar algo increíble: toda la sed de verdad, de certeza, de estabilidad, de felicidad que marcan tan dolorosamente a cada hombre encuentran su respuesta concreta y objetiva en el Dios que se pone a nuestro lado. El Señor del mundo, del cosmos y de la historia no soy yo: es uno que llora porque tiene hambre, ríe por una caricia. No coincide con mi persona, con mis pensamientos: me obliga, de alguna forma, a olvidarme de mí para que pueda volver a encontrarme plenamente.

Aunque cueste mucho admitirlo – a lo mejor no teóricamente, sino prácticamente – nuestra salvación está fuera de nosotros. Convencerse de que yo, solo, puedo construir mi felicidad, puedo realizar el éxito de mi vida y vivir consecuentemente es una utopía maligna que lleva a someterse a una cantidad impresionante de ilusiones, y que fácilmente se convierten en ídolos: el dinero, la salud, la posición social, el trabajo, los amigos, la familia, la nación… todas cosas óptimas, aunque, en sí, demasiado pequeñas para que puedan edificar enteramente mi felicidad.

“Mirad cuántos señores tienen los que no quieren reconocer al único Señor”, dijo san Ambrosio de Milán; en Navidad es más fácil reconocer al único Señor porque se hace pequeño, muy identificable. No tiene el tamaño monstruoso de nuestro ego, sino el diminuto tamaño del niño de Belén.

Para verlo hace falta un pequeño paso fuera de nosotros mismos, y empezar a dejarnos imantar por su ternura.

[1] G.K. Chesterton, El hombre eterno, LEA, Bs. As., 1987, pp. 201-221


COMPRENDER LA NAVIDAD EN INFANTIL

Las profes de Infantil nos explican cómo celebran la Navidad los más pequeños del Colegio.

En Infantil descubrimos hace poco cómo el teatro ayuda a los niños a comprender la realidad. Del mismo modo que el juego simbólico, como vimos en la anterior entrada de este blog, les ayuda a entender mejor el mundo, en el teatro ven representadas situaciones reales o ficticias que despiertan su atención y contribuyen a su aprendizaje. Por esta razón, las profesoras de Infantil preparamos la Navidad representando un teatro de Adviento.

En las semanas previas a la Navidad comenzamos a reunirnos los tres cursos de Infantil para disfrutar juntos de este teatro. La primera semana representamos la Anunciación a María. La segunda semana la Visitación a Santa Isabel y la tercera, por fin, el Nacimiento del Niño Jesús. Tres días por semana, a primera hora, reunimos a los tres cursos. Las profesoras preparamos una narración que ellos puedan comprender, basada en un texto del Evangelio. Nos disfrazamos y mientras una profesora va contando el texto en voz alta, las demás representamos de forma muda y algo improvisada lo que el narrador va leyendo.

Los niños escuchan muy atentos, entienden lo que han visto y, al regresar al aula, encuentran en sus rincones de juego simbólico disfraces para representarlo. Jugando, la Navidad se entiende mejor. Repiten las frases que han escuchado y los mayores hacen preguntas sobre la Navidad en la Asamblea.

En cada clase, estos días, hay un rincón del Nacimiento que ellos mismos han construido, donde pueden jugar al Belén.

Otra forma de transmitirles la importancia de la Navidad y su alegría es cantando.

El canto es la expresión de un pueblo hacia algo grande, así que nuestro canto para estos días son villancicos que nos ayudan a prepararnos para el Nacimiento de Jesús. Cantando juntos nos unimos, celebramos, rezamos y aprendemos. Cada vez les enseñamos uno nuevo, de tal forma que la última semana podamos compartir esta fiesta con las familias, cantando todos juntos.

Es muy bonito también contemplar cómo se implican las familias en esta etapa, y especialmente en esta época del año, donde a pesar del trabajo y las ocupaciones, todos contribuyen generosamente trayendo espléndidos regalos para las cestas de Navidad que se rifan en el Mercadillo Solidario del Colegio, en favor de las familias más necesitadas. Se trata de un gesto que también educa a los niños, que entienden la importancia de dar. Por último, cada año, los niños trabajan sobre algo plástico que les hace comprender mejor esta Fiesta y lo llevan como regalo a casa.