Archivo Categorías : Blog


MI PASO POR EL KOLBE | MANU LÓPEZ POLA

Manuel López-Pola, alumno de la 1.ª promoción del Kolbe, nos cuenta su paso por el Colegio.

 

Mi paso por el Kolbe fue toda una experiencia. Yo venía de un instituto, y no era buen estudiante: diría que estaba ya sentenciado al famoso “fracaso escolar”. El año de la inauguración del Colegio Kolbe se cursaba solo el primer ciclo de secundaria, y yo me incorporé con 16 años, repitiendo curso y siendo prácticamente el alumno de más edad del colegio, y quizá el que traía consigo una etiqueta mayor. Por mi experiencia anterior en el instituto, con gente de 19 y 20 años, el Kolbe supuso un completo choque.Manuel-Lopez-Pola
Ese primer año, lo que más me llamó la atención fue que por más que yo hacía por no querer estudiar, los profesores se empeñaron en que estudiaría, y lo consiguieron. Me di cuenta además de que no les preocupaba únicamente la parte académica, y en este sentido me abrieron los  ojos a una experiencia que no olvidaré nunca: junto a un grupo de alumnos conocí a la asociación “BoKatas“, que ofrece comida a personas sin hogar a través de sus voluntarios. Allí pudimos ver la otra cara de la vida. Hoy pienso que fue algo que me ha ayudado en varios sentidos: por un lado, a saber a qué me quiero dedicar profesionalmente; por otro, a mirar de forma diferente el problema de la adicción a las drogas. Me impactó mucho que las personas con las que teníamos trato nos contarán sus experiencias y hoy, que han pasado ya doce años de entonces, lo sigo teniendo presente.

 

Recuerdo también con especial cariño las clases de historia. Mi pensamiento político era antagónico al de la profesora, y los debates con ella eran continuos, pero en ningún momento me sentía tratado de manera inferior por ser un alumno, siempre sentí que mi opinión era super respetada x ella.

 

Creo que el primer objetivo que debe tener un colegio de verdad es hacer personas y servir de guía a sus alumnos, especialmente cuando, como en mi caso,  atraviesan una etapa tan complicada y transcendental.  No se trata de apoyar al que trabaja como se espera de él, sacando adelante los cursos sin mucha dificultad, sino de preocuparse por aquel que no lo tiene tan fácil ni claro.  Después de mi paso por el colegio me doy cuenta que ese objetivo conmigo lo consiguieron.

 

Actualmente, trabajo con personas con discapacidad intelectual, y me gustaría poder trabajar siempre en el campo social, es decir con y para personas con algún tipo de dificultad para integrarse.

EL BILINGÜISMO EN EL COLEGIO KOLBE

Hablamos con Clara Fontana, directora académica del Colegio Kolbe, sobre qué significa ser un colegio bilingüe. 

Nuestro Colegio tuvo claro desde el primer día que la enseñanza de los idiomas era prioritaria para nuestros alumnos, en un mundo cada vez más global e intercultural.

Años antes de que nacieran los proyectos bilingües de la Comunidad Madrid, teníamos como objetivo enseñar lo mejor posible las lenguas extranjeras, desde un planteamiento comunicativo y generando un entorno bilingüe y una necesidad “artificial” para nuestros alumnos. De ahí que los profesores de inglés y de alemán  se dirijan siempre en su idioma a los alumnos “forzando” que estos tengan que hablar en esas lenguas para poder comunicarse. Además, somos conscientes de que enseñar una lengua implica también enseñar una cultura, con la riqueza que eso implica.

Desde hace muchos años, lingüistas, psicólogos, neurólogos, pedagogos y otros profesionales vienen insistiendo en que las habilidades que un niño desarrolla estando expuesto a dos idiomas siempre superan a las de aquellos que no lo han estado. Si bien en las primeras etapas des su desarrollo esto es menos perceptible, sí se observa a medida que los alumnos crecen y se enfrentan tanto a la universidad como al mundo laboral.

Nuestro Centro Escolar pertenece al primer grupo de colegios concertados dentro del programa bilingüe de la Comunidad de Madrid. Esto supone que no sólo se enseña el idioma como asignatura de lengua, sino que integramos el segundo idioma en la vida escolar, hablándolo más allá de las aulas, así como enseñando otras materias en ese otro idioma que, en este caso, es el inglés.

En la Etapa de Infantil, los niños están expuestos a clases de inglés donde se les enseña de forma comprensiva y significativa para ellos, como apunta uno de los mejores lingüistas de nuestro tiempo, Stephen Krashen. Las profesoras integran el segundo idioma en el día a día de los niños, facilitándoles aquellas expresiones y vocabulario que les van a resultar más necesarios para comunicarse con ellas, ya que no hablan en español con los niños. Estos, motivados e ilusionados por comunicarse, hacen progresos en su expresión oral, de forma natural y sin que ello suponga ningún trauma.

Esta misma forma de enseñar continúa progresivamente en la Etapa de Primaria. Siempre desde el empeño por provocar un aprendizaje significativo, creamos un ambiente en el que el inglés es tan protagonista que los niños sienten la necesidad y la ilusión de utilizarlo. El éxito de esta metodología se ve cuando vemos a nuestros alumnos salir del aula sin profesor a hacer algún recado y van hablando en inglés entre ellos con total normalidad. Es en esta etapa donde comienzan a preparar musicales en inglés y se dan las bases del idioma alemán, obligatorio en 5º y 6º curso.

Secundaria es el momento más crítico debido al momento evolutivo del alumno. Por ello, desde la asignatura de inglés y aquellas donde se utiliza el inglés como lengua vehicular, adaptamos los temarios creando proyectos y actividades que les motiven lo suficiente como para que sigan aprendiendo e, incluso, adquiriendo un segundo idioma.  Entre las actividades que les proponemos están el teatro, el recitado de poemas, las presentaciones orales de distintos temas de actualidad e históricos, lecturas…esto se complementa desde el resto de asignaturas,  en las que, a partir de esta etapa, se puede facilitar documentación en inglés.

En las etapas de Primaria y Secundaria la mayoría de nuestros alumnos (en torno a un 95%) se presentan a las pruebas externas de la Comunidad de Madrid, adquiriendo los títulos correspondientes de Cambridge: desde el KET hasta el Advanced, según el nivel de cada alumno.

En Bachillerato, adquiridos ya los objetivos lingüísticos, llega el momento de ponerlos en juego, realizando debates, ensayos, vídeos, trabajos y otras formas de expresión que les permitan disfrutar de todo lo aprendido y seguir mejorando. Un claro ejemplo de esto lo tenéis explicado por los mismos alumnos en varios artículos publicados en nuestra página web, que os invito a leer.

Todo esto se realiza con un gran equipo docente, utilizando diversas metodologías, adaptándonos a las necesidades de cada grupo y de cada alumno: aprendizaje cooperativo, inteligencias múltiples, competencias, rincones (en Infantil y primer ciclo de Primaria) y siempre siguiendo el proyecto educativo del Centro. Cabe destacar que todo el equipo recibe formación constante en bilingüismo, favoreciendo la asistencia a Congresos, cursos y facilitando la formación necesaria para estar al día en las últimas noticias relacionadas con educación y la enseñanza de idiomas.

Por otro lado, el departamento de idiomas cuenta con la ayuda constante de los Auxiliares de Conversación que participan en nuestras aulas y permiten que nuestros alumnos tengan siempre presente y visible que este colegio cuenta con el inglés como un idioma importante dentro del día a día.

Ahora podemos decir con satisfacción, después de varios años de Colegio, que tenemos gran número de alumnos que han cursado o cursan grados bilingües, han tenido experiencias de estancias largas en Universidades extranjeras (alemanas y anglosajonas) durante sus años de estudios universitarios e, incluso, han encontrado trabajo en Alemania, Inglaterra, Irlanda y Estados Unidos.

A continuación mostramos un vídeo de uno de los musicales en inglés que han tenido lugar en nuestro Colegio.


PSICOMOTRICIDAD: DE LA ACTIVIDAD AL PENSAMIENTO (I)

Alicia Alonso, especialista en Psicomotricidad y formadora de las profesoras de Infantil, y Puri Arribas, coordinadora de etapa, contestan a nuestras preguntas sobre esta disciplina. 

-Comenzamos con Alicia: Alicia, ¿qué es la psicomotricidad?
Psico tiene que ver con el cerebro, la mente, y motricidad tiene que ver con el movimiento del cuerpo, de manera que psicomotricidad es el trabajo conjunto de la mente y el cuerpo, la unidad que representa la persona.

Sabemos que el funcionamiento mental se produce mediante conexiones entre los distintos elementos del sistema nervioso; cuando pensamos, cuando planificamos, hay movimiento de informaciones de un lado a otro del sistema nervioso; nos movemos mentalmente sin necesidad de hacerlo físicamente. Así ponemos en marcha la mejor solución pensada y ahorramos energía física. Pero esa capacidad de acción mental es un reflejo de la acción exterior.

En la infancia tenemos imposibilidad para pensar lo que no hemos experimentado, por lo que los niños y niñas necesitan “hacer” mucho físicamente para sentir y dominar su cuerpo, el vehículo de esta actividad, y poder construir ese pensamiento poco a poco. Para alcanzar ese control que les proporciona bienestar, el organismo les impulsa a buscar retos de movimiento.

Esa es la razón de que no paren quietos y cada criatura sabe, porque lo siente, cuánto ha de moverse y cuándo ya tiene suficiente por el momento.
Sobre ese conjunto actúa un motor, el de las emociones, que tienen el poder de activar o alterar el movimiento exterior y el interior. Por ejemplo: la emoción del miedo y el estrés que genera, permiten pensar y correr más rápido, pero si el miedo es demasiado intenso o constante altera el movimiento (temblamos físicamente o nos bloqueamos mentalmente) o incluso lo paraliza (catatonia). Del mismo modo, la emoción de la alegría y la satisfacción personal permite que nos atrevamos a hacer cosas que nos cuestan mucho en momentos más neutros.

Las emociones son, pues, transversales a toda nuestra acción exterior e interior. Permitir y favorecer que se manifiesten en libertad a través del movimiento posibilita trabajar su autorregulación al servicio de una mejor acción y de un pleno desarrollo personal. Lo que se pretende con la intervención psicomotriz es que pueda darse el mayor y mejor desarrollo posible de esa unidad mente-cuerpo en cada niño y en cada niña.

A través del trabajo psicomotor se favorece el descubrimiento exterior e interior de la persona, de sus posibilidades, potencialidades y limitaciones, permitiendo que se adapte la acción a las mismas. Con ello se cimenta y desarrolla el mejor uso y control del cuerpo y de su coordinación, tanto para caminar, saltar o correr como para usar las manos con precisión cuando es necesario. Pero también se aprende a descargar tensiones, regulando las formas de manifestarlas, de modo que no se dañen o dañen al resto, estableciendo relaciones comunicativas emocionales cada vez más satisfactorias.

Gracias al bienestar de cuerpo y mente, se libera además la atención y la capacidad de concentración para seguir aprendiendo. Cuando cuerpo y mente están alterados en mayor o menor grado, o no suficientemente maduros para algunos aprendizajes, podemos ver desde alteraciones en la capacidad de atención y concentración hasta la imposibilidad de las mismas o distorsiones en la memoria; todo ello imprescindible para seguir aprendiendo. De ahí la importancia de la psicomotricidad.

– ¿Qué papel juega la propia iniciativa, habilidad natural y libertad de los niños en su forma de aprender todo esto?

La capacidad de aprendizaje es innata y sirve al niño para sobrevivir. A medida que aprende experimenta satisfacción. Es innata también su curiosidad y la capacidad de interesarse por las cosas y los seres, la necesidad de explorarlos, conocerlos y controlarlos, acciones con las que se siente seguro, a pesar de los posibles incidentes, por el placer que provoca su desarrollo. También es innata la tendencia a buscar a los demás porque los necesitan para sobrevivir, especialmente a sus figuras de apego. Buscar o no relaciones humanas dependerá de si obtuvieron bienestar en esas primeras relaciones.

Por otro lado, también nacemos equipados con detectores de señales que nos informan de los cambios y de las necesidades para que les demos cauce. Así, sabemos cuándo tenemos hambre o sed, cuándo y cuánto necesitamos movernos porque, por ejemplo, llevamos mucho tiempo en quietud para hacer una tarea o porque descargar con el movimiento (correr, gritar, golpear un objeto,…) nos libera de una situación de tensión emocional.

Si el niño nace con potencialidades y con instrumentos que le permiten detectar sus necesidades, también es él mismo quien mejor puede elegir cómo y con qué satisfacerlas. Y es que está igualmente demostrado que, cuando la mayoría de estas potencialidades se recorren personalmente, mediante descubrimiento y experimentación, en condiciones adecuadas que requieren del acompañamiento seguro y la organización experta adulta, los aprendizajes que por ensayo-error se adquieren son mucho más sólidos.

Cuando las condiciones creadas por las personas adultas no han sido adecuadas, o bien ha habido alguna carencia en su diseño, la intervención psicomotriz puede permitir descubrir alteraciones físicas y/o emocionales, darles seguridad, compensar y restablecer en lo posible el deseo natural infantil de ser, hacer y crecer con bienestar.

En todo este entramado tiene un papel fundamental el hecho expuesto de que las emociones modifican la acción (enfatizándola, controlándola, disminuyéndola o alterándola) y la acción modifica las emociones. Favorecemos por ello que estas se expresen simbolizadas a través del juego psicomotor, de forma autorregulada; que se descarguen y transformen cuando es preciso para poder llegar a la calma y al bienestar. Esto mejora la imagen que cada niño o niña tiene de sí, les permite estimarse y proyectarlo en relaciones exitosas con los demás. Pretendemos igualmente que las emociones satisfactorias sean el motor de acción necesario para seguir aprendiendo, como circunstancia innata en la infancia, con deseo, alegría y bienestar.

Te contamos más sobre la psicomotricidad y cómo la aplicamos en el Colegio Kolbe, la semana que viene, en nuestro blog.


EL LIBRO DE LECTURA COMO SUSTITUTO DEL LIBRO DE TEXTO

Miguel Méndez nos explica por qué en la etapa de Primaria hemos eliminado los libros de texto para Lengua.

Hasta este año, los alumnos de tercero a sexto curso de Primaria aprendían Lengua trabajando a partir de libros de texto. Con el paso del tiempo nos hemos dado cuenta de dos factores que nos han llevado a intentar mejorar: por un lado, detectamos que los libros de texto abordan el lenguaje de manera parcial, y por otro, van ofreciendo contenido que en cursos sucesivos no se repasa, lo que favorece que el contenido no se asimile tan bien como nos gustaría.

Por estas razones, desde este curso 2017-2018, nos hemos decidido a abordar el aprendizaje de la Lengua de manera global, tal y como se venía haciendo en nuestro Colegio para enseñar inglés, y estamos viendo resultados muy buenos. Decidimos trabajar toda la materia a partir de libros de lectura en todos los cursos, lo que supone que los alumnos aprenden de escritores que dominan la Lengua en sentido amplio. Trabajamos autores infantiles de prestigio, como Roald Dahl, que tiene un vocabulario riquísimo y un dominio expresivo perfecto para enseñar. A los chicos les interesan mucho las historias y los personajes, que están muy trabajados, lo que supone que están muy dispuestos a profundizar en todo lo que hay detrás del libro. Quizá lo ideal sería trabajar con literatura infantil española, pero todavía no hemos encontrado autores infantiles que nos convenzan más que los elegidos.

Trabajamos un libro al trimestre y toda la asignatura parte de ahí. Leemos durante la clase, y de ahí se van extrayendo todos los aspectos de la Lengua que queremos aprender. Lo vemos punto por punto.

  • Lectura expresiva:  los alumnos leen en voz alta poniéndose en la piel de cada personaje y aprenden de la lectura del profesor. Vamos analizando el uso del lenguaje para expresar emociones, estados de ánimo.
  • Comprensión lectora: hacemos continuas pruebas orales y escritas de lo que van leyendo. ¿Por qué dice algo un personaje concreto? ¿Qué quiere decir la expresión…? Detectamos que, cuando les exponemos mucho a la comprensión lectora, todas las áreas de aprendizaje se ven reforzadas.
  • Gramática: el vocabulario nuevo que va surgiendo se intenta comprender a partir del contexto, aunque también usamos el diccionario. Hacemos glosarios con sinónimos y antónimos, e intentamos que vayan introduciendo palabras nuevas en su expresión. Para entender las categorías gramaticales, introducimos la lógica y preguntamos qué hace que una palabra pertenezca a una categoría gramatical. Todo esto hace que el alumno vaya acostumbrándose a razonarlo todo y a preguntarse por qué. Huimos de hacerles aprender de memoria: a través de un ejemplo concreto del texto extraemos una regla aplicable a casos similares, de tal forma que, con la práctica, el alumno es capaz de reconocerlo empleando la asociación. De lo concreto llegamos a lo abstracto para luego poder aplicarlo a cualquier caso concreto
  • Expresión escrita: se extrae, por ejemplo, una frase de la historia que están leyendo, y, desprovista de contexto, se analiza su significado. Después, las hipótesis de significado de los alumnos se contrastan con lo que el escritor recoge en el libro, y se practican formas alternaticas de expresar lo mismo.
  • Expresión oral: trabajamos mucho y de dos maneras. Por un lado, de forma espontánea, discutiendo y argumentando los porqués de lo que va saliendo en el libro, y por otro, de forma preparada: elegimos un tema contextualizado con el libro o con otra asignatura y damos a los alumnos un guión para que hagan una exposición pública.
  • Por último, trabajamos la lectura personal en clase, a través de dos momentos semanales donde traen a clase un libro elegido por ellos, generalmente narrativa infantil libre.

En conclusión, estamos viendo que esta forma de enseñar nos permite ir repasando contenidos durante todos los años de Primaria, nos da una visión integral de la Lengua y favorece que se asimile a base de razonamiento y no de memoria. Todos estos aspectos, unidos a la natural motivación por conocer las historias en profundidad, está ayudando mucho a interiorizar un contenido que para nosotros en el Colegio Kolbe es crucial en el desarrollo madurativo del alumno.


LAS MARAS ATRAPAN UNA JUVENTUD SIN ESPERANZA

Con motivo del #Crosssolidariokolbe, los alumnos de 1.º de Bachillerato han investigado sobre la causa solidaria que apoyamos en El Salvador.

Artículo firmado por Lucía Sánchez, Jorge Mallén y María Suevos.

La infancia y juventud de El Salvador, particularmente quienes viven en zonas urbano marginales o en zonas rurales con escasos recursos, se encuentran en situación de vulnerabilidad permanente. Las secuelas de una guerra civil que duró 12 años, unidas a la escasez posterior de políticas sociales y proyectos educativos, provocaron la desintegración social, pobreza y migración de la población más joven hacia Estados Unidos en busca de un futuro. Durante los años 80 y 90 estos migrantes salvadoreños en situación irregular se recluyen en guetos en las calles de Los Angeles, California. La necesidad de subsistencia en medio de su condición ilegal y  la imposibilidad de conseguir un trabajo les lleva a delinquir, por lo que son perseguidos por la policía.  Este es el origen de las maras. 

Origen y forma de vida en las maras.

Etimológicamente, la “mara” proviene de la palabra “marabunta”, forma de actuación propia de las hormigas. Los “mareros” actúan siempre en bandas compuestas por unas veinte personas. Conocidas por su violencia y un código moral propio que consiste en severos actos de venganza y castigos crueles, desempeñan actividades basadas en la venta de drogas y de armas, secuestros, robos y asesinatos por encargo. 

Los mareros de los años 80 van siendo progresivamente deportados a sus países de origen, por lo que Centroamérica comienza, en años sucesivos, a recibir de vuelta a jóvenes marcados por la violencia.  En la actualidad, la mayoría de las pandillas están integradas por migrantes centroamericanos y se encuentran activas en zonas urbanas y suburbanas. Asimismo, se han expandido a otras regiones de Estados Unidos, Canadá, México y el sur de Europa. 

La violencia en El Salvador se cobró en el año 2016 más de 5200 vidas y más de 14000 menores han intentado llegar a EEUU huyendo de las redes delictivas de las Maras.

El existir de los mareros supone ir a cien por hora en un día en el que cada instante se está entre la vida y la muerte. Un ejemplo, son los salvajes rituales de ingreso en los que los hombres tienen que aguantar tremendos actos de violencia y las mujeres abusos sexuales.  Sin embargo, la pertenencia es casi una obligación porque lo contrario significa que se es del enemigo. Formar parte de una pandilla permite la protección del miembro y la de su familia.

Los integrantes tienen que vivir rápido porque son conscientes de la brevedad de su vida, ya que normalmente no superan los 21 años. El camino de un marero empieza a los seis años como mensajero y entre los nueve y doce pueden empezar los ritos de iniciación. Por otra parte, los barrios protegen a los pandilleros,  debido a que todos son familiares. En el lado opuesto la policía corrupta es vista por los ciudadanos como gente inmoral, por lo que la actuación del gobierno salvadoreño no supone ninguna resolución a este problema. 

Las asociaciones religiosas y ONGs tienen centros de capacitación para ofrecer ayuda a los integrantes  que han dejado la vida callejera. Sin embargo, salir de una mara supone una gran complejidad porque significa traicionar.

En conclusión, la situación actual en El Salvador, que en la mayoría del mundo es desconocida, es realmente devastadora e inhumana. Mientras que en los colegios españoles los niños aprenden matemáticas, la infancia salvadoreña supone una educación en la delincuencia.

(más…)


DESCUBRIENDO EL CORRAL DE COMEDIAS

Eva Sánchez, profesora de Lengua y Literatura, nos cuenta la visita de los alumnos de 3.º de ESO a la representación teatral de La discreta enamorada, de Lope de Vega.

 

Este curso estudiamos la Historia de la literatura española desde la Edad Media hasta el S.XVIII. Durante la primera evaluación hemos hecho un recorrido por la lírica y en la segunda se ha llevado a cabo un proyecto sobre el teatro. Para ello hemos hecho grupos de trabajo con el objetivo de investigar las características del teatro en distintos períodos históricos, partiendo del teatro griego. 

 

Todos los años aprovechamos este temario para ver una obra perteneciente al género teatral más importante de nuestra literatura, el del Siglo de Oro, y les llevamos a Almagro para que puedan situarse en el lugar en que se representaban las obras en esta época, el corral de comedias.

 

A raíz del trabajo de investigación llevado a cabo por los alumnos, quisimos proponerles una exposición a los padres durante la jornada de puertas abiertas. Por iniciativa suya transformamos la clase en un corral de comedias, para lo que se documentaron sobre sus características, aspecto, distribución y oficio de quienes trabajaban allí. De este modo, pudimos reproducirlo en clase, disfrazados con vestuario de la época. La visita a Almagro estaba programada desde meses atrás para el día anterior al Open Day del Colegio, de modo que los alumnos pudieron comprobar que su representación coincidía con la realidad y que el corral de comedias aún funciona en Almagro como teatro.
Aunque el viaje a Almagro es largo, pensamos que merece la pena que al menos una vez en Secundaria lo visiten, para que puedan reconocer y disfrutar una representación teatral tal y como se hacían en la época. Vivir en primera persona esta experiencia hace que nunca se les olvide la importancia del teatro en este periodo ni la figura de Lope de Vega, autor de La discreta enamorada, la obra que vimos. Uno de los actores hizo una interesante introducción acerca del teatro de la época y del espacio físico donde nos encontrábamos. Muchos de los datos ya eran conocidos por nuestros alumnos pero aprendieron muchos otros detalles.

 

El lenguaje de Lope, llano y cercano a pesar del verso, y su contenido, divertido y universal, hizo que pudiéramos seguir la obra muy bien.Disfrutamos especialmente de la rupturista imagen de la mujer de la época, adelantada a su tiempo, y la obra en su conjunto les atrajo bastante. Tras la representación, disfrutamos de la hermosísima plaza de Almagro donde comimos y posteriormente volvimos al colegio.

 

Esta visita ha sido el complemento perfecto a nuestro estudio de la Historia del teatro desde sus orígenes hasta el Barroco.